Un nuevo intento de la comuna para desprenderse de la Asfaltera

Actualmente está alquilada, pero la firma paga con material. Quieren venderla en unos 600 mil pesos, pero que el terrenos se permute por otro de igual valor. El Concejo aprobó el proyecto, que ahora pasará a manos del ejecutivo.
Ni los 90 mil dólares de hace casi una década. Ni los aplausos apretados de los funcionarios de turno cuando la inauguraron. Ni las promesas de asfaltar "todo Pilar" en un abrir y cerrar de ojos con maquinaria propia. Nada parece haber servido para que el a esta altura mítico artefacto (que incluso amenazó alguna vez con convertirse en chatarra y salir de la vista de los pilarenses), funcionara como corresponde.

Para el Municipio, en casi una década, apenas escupió, cansada, asfalto durante 45 minutos. Sí, leyó bien, 45 minutos. En junio de 2003, antes de que el botón de apagado fuera apretado sin pena por la maquina. "Es muy caro mantenerla en funcionamiento, y el tipo de material que entrega es de una determinada constitución que hay que colocarlo rápidamente, porque se endurece. A Pilar no le sirve, quizá a una empresa grande...", pensó en aquellos días uno de los "padres de la criatura".

Desde que llegó el intendente Humberto Zúccaro a la intendencia, la asfaltera fue una molesta piedra en el zapato.

Que alquilarla, que venderla, que licitarla. Lo que sea, con tal de sacársela de encima. Y ayer se dio otro paso en ese sentido. ¿El definitivo?

El Concejo Deliberante aprobó un llamado a licitación (el segundo) para que la planta sea ofrecida a empresas, pero con una salvedad. Se vende el artefacto, el terreno no. El Municipio, para hacer más apetitosa la oferta, había incluido en la operación el predio de casi una hectárea, situado a la vera de la ruta 25 camino a Moreno. Pero el deliberativo modificó esa opción. "Si quieren terreno lo van a tener, pero que nos den otro parecido, nada de plata", opinó un edil.

El impulsor de la medida es el edil Miguel Saric, quien admite que la aparatosa asfaltera es "inviable económicamente".

"La asfaltera jamás fue redituable, porque fue adquirida para que se hagan muchas cuadras, pero se hacen de a poco en Pilar, así que no nos sirve y nos hace perder plata. Por lo que hay que venderla; pero no quiero que se venda el terreno en donde está la asfaltera, porque si se vende todo junto el dinero se diluye y nunca compramos nada a cambio, por lo que hay que canjear las tierras, para escuela o espacios verdes", expuso Saric, cuyo pedido sirvió para modificar la ordenanza que originalmente envió el Ejecutivo.

Es decir, la planta se vende, pero sin terreno. O en todo caso, si los compradores quieren podrán quedarse en él, y evitar desmantelar la aparatosa estructura, pero deberán entregar a cambio otra parcela "de características similares".

La planta, adquirida por 90 mil dólares en el 2000 por la gestión del ex intendente Sergio Bivort, funcionó para el Municipio de Pilar apenas menos de una hora (para la foto el día que se inauguró, una fría mañana de junio de 2003), ya que la puesta en marcha era y lo sigue siendo bastante costosa. Es por eso que el gobierno actual decidió primero alquilarla (aunque con la primera empresa no funcionó y la actual entrega a cambio material caliente) y ahora venderla.

"De la asfaltera tenemos que desprendernos, pero no necesariamente del terreno. Porque yo no quiero que se venda, porque la plata se diluye, sino que se canjee por otro para una escuela o espacios verdes", sintetizó Saric.

La medida, que propone licitar la asfaltera por un monto de 600 mil pesos, fue aprobada ayer por el Concejo Deliberante, y ahora pasará a manos del Ejecutivo.

Comentá la nota