Un nuevo incendio arrasa la planta de Limansky

La fábrica de colchones fue nuevamente consumida por las llamas en la tarde de ayer, cuando se desató un incendio de enormes dimensiones en el depósito de expedición de la firma y destruyó tres naves del sector. El foco logró ser controlado una hora después por unos 80 bomberos que llegaron desde distintos puntos de la región.
La fábrica de colchones Limansky S.A. fue nuevamente consumida por las llamas en la tarde del viernes. Cerca de las 16, un impresionante incendio se desató en el depósito de expedición de la fábrica y destruyó tres naves del sector. El fuego logró ser controlado una hora después por unos 80 bomberos que llegaron desde distintos puntos de la región.

El 30 de diciembre pasado la planta, que se encuentra a la vera de la ruta nacional Nº 34, había sufrido un accidente de similares características.

El siniestro de ayer se produjo cerca de las 16 en la zona de expedición, mientras empleados del sector se encontraban en un receso. Hay dos hipótesis fuertes que se barajan sobre el comienzo del foco ígneo. Una de ellas indica que se habría originado por la explosión de un transformador eléctrico en el lugar. Otras fuentes iban más allá y hablaban de un hecho intencional, provocado por un empleado infiel. De igual forman las autoridades de la empresa ni de Bomberos Zapadores de la Unidad Regional V, quisieron confirmar dichas versiones.

El fuego se propagó rápidamente y pese a que algunos trabajadores intentaron combatirlo con elementos de seguridad de la empresa, el poder combustivo del material de los colchones que allí se encontraban hizo que las llamas se desplazaran rápidamente y consumieran tres naves del sector de expedición, que representan unos 2000 metros cuadrados de superficie.

Una inmensa columna de humo negro pudo observarse desde distintas localidades de la región, provocando una ola de llamadas a los medios de comunicación por parte de personas preocupadas que querían conocer qué sucedía.

A las 15.50 los Bomberos Zapadores recibieron el alerta y rápidamente se organizó el operativo para combatir las llamas. Varias dotaciones de Bomberos Voluntarios de la ciudad de Sunchales, San Vicente, San Jorge, Pilar, Sastre, San Francisco, María Juana llegaron al lugar convocados por la Policía de la Unidad Regional V.

También el Municipio local dispuso un rápido operativo para desviar el tránsito de Ruta Nacional 34 y para abastecer de agua a las dotaciones de bomberos mediante camiones cisterna. Incluso la firma láctea Saputo envió varios camiones lecheros cargados con agua, también colaboraron con el líquido algunas comunas de la zona, como Presidente Roca, María Juan, San Antonio, entre otras.

Unos 80 agentes trabajaron intensamente durante una hora para controlar el fuego, aunque no pudieron evitar la destrucción de las tres naves y de casi toda la mercadería. Todo a la vista de cientos de empleados que se encontraban, muchos brindando ayuda a los agentes y otros asombrados sobre el hecho.

Las llamas provocaron el derrumbe de los techos de fibra de cemento de los depósitos y debilitaron las estructuras de las paredes. Mientras varias dotaciones de Bomberos trabajaban sobre una de las naves que linda con calle Miguel Giay, existía el temor de que se produzca el derrumbe de la pared, lo que significaba un peligro extra para las viviendas de los vecinos ubicadas cerca de la planta. Aunque el rápido accionar de los bomberos impidió que la estructura cayera.

A raíz del incendio tres bomberos y un empleado de la empresa debieron ser asistidos y trasladados a distintos nosocomios por inhalación y sofocamiento. Vale recordar que la espuma de poliuretano con la que trabaja la firma para rellenar los colchones es altamente tóxica cuando se incendia.

Nuevamente el Jefe de la Unidad Regional V, comisario Carlos Amable estuvo en el lugar coordinando acciones de seguridad. El nuevo caso recayó sobre la jueza en lo correccional de Turno, la doctora María Feraudo de Platini.

La necesidad de datos para combatir siniestros

Consultado por CASTELLANOS sobre el hecho el comisario Amable manifestó "hemos aprendido del siniestro anterior, de todas las eventualidades que tuvimos y creo que todo funcionó mejor, lo negativo es que en tan corto plazo y en un período pleno de organización volvió a tocar una nueva desgracia que no nos permitió que se manejen ciertos tiempos".

Consultado sobre el origen del fuego el Jefe de la UR V señaló que "aún no se sabe el origen del siniestro, el perito Walter Albornóz comenzó las primeras tareas para determinar dónde se produjo y porqué".

Amable destacó que "afortunadamente no hubo que lamentar víctimas, si heridos, sofocados, pero obviamente al producirse el hecho de día, de estar en pleno proceso de producción la fábrica implicó que esto no haya pasado a mayores".

El titular de la Policía departamental se refirió nuevamente a la necesidad de contar con mayores datos de parte de las empresas de la ciudad para combatir con mayor información los siniestros. "El martes pasado nos vamos a reunir con representantes del Centro Comercial e Industrial para pedirle a los empresarios que nos den los datos necesarios para poder acudir a un siniestro y que tengamos información fehaciente de dónde está los depósitos de las empresas, qué material resguardan para poder evaluar la peligrosidad que tiene y evitar que se propague hacia determinados sectores de una fábrica".

Información sobre la planta de producción

La capacidad de producción de la planta es de 250 toneladas de espuma de poliuretano y 50.000 colchones por mes; además de varios miles de almohadas, sábanas, acolchados y otros accesorios para el descanso, bajo las marcas Inducol y King Koil. La firma, de capitales rafaelinos, está a punto de cumplir el primer medio siglo de vida y emplea a 592 personas

En la actualidad Limansky S.A. es una empresa líder del sector, ocupando el 15% del mercado del descanso con una red de sucursales y agencias en Buenos Aires y el interior de nuestro país, además de poseer una planta fabril y sucursal comercial en Brasil.

Comentá la nota