Nuevo impulso al desarrollo de tecnologías limpias para elaborar biocombustibles

Sergio Urribarri entregó un aporte de 250.000 pesos a la Municipalidad de Chajarí que será destinado a la adquisición de infraestructura y maquinarias para el prensado de oleaginosas que permitan obtener biodidesel.
En el marco del programa Bio Entre Ríos, que busca favorecer el desarrollo de tecnologías limpias como la de los biocombustibles en la provincia, el gobernador Sergio Urribarri entregó un aporte de 250.000 pesos a la Municipalidad de Chajarí que será destinado a la adquisición de infraestructura y maquinarias para el prensado de oleaginosas que permitan obtener biodidesel. “En los próximos días convocaremos a los productores para comenzar a trabajar con ellos en todo lo que son producciones alternativas mediante el prensado de semillas. Estos les servirá para mejorar sus ingresos y al Municipio para potenciar la planta”, expresó el intendente de Chajarí, Juan Javier García.

Actualmente el municipio está produciendo biodiesel con el aceite usado de los comedores y restaurantes de la ciudad y esta ayuda económica del gobierno provincial permitirá invertir en la infraestructura necesaria para obtener el biodiesel mediante el prensado de oleaginosas no tradicionales, como el ricino o la colza.

“En los próximos días convocaremos a los productores para comenzar a trabajar con ellos en todo lo que son producciones alternativas mediante el prensado de semillas. Estos les servirá a los productores para mejorar sus ingresos y al Municipio para potenciar la planta”, expresó el intendente de Chajarí, Juan Javier García luego de recibir el aporte de manos del gobernador.

En tanto, el secretario de Medio Ambiente, Fernando Raffo, explicó que “el desafío de la provincia es impulsar una regulación sobre este tema y apoyar todo este tipo de emprendimientos a pequeña escala”. Y mencionó el proyecto Biocolón que desarrolla la Asociación del Departamento Colón de Ayuda al Discapacitado (Adcadis) y que consiste en el reciclado de aceites vegetales para la fabricación de biocombustibles.

También en Colón

“Biocolón y Biochajrí son dos unidades demostrativas en escalas diferentes experiencias que pretendemos sean replicadas rápidamente en otras localidades entrerrianas, ya sea por parte de organismos estatales como privados, teniendo como criterio guía, la implementación de tecnologías adecuadas a las realidades locales y regionales”, indicó Raffo.

Este aporte se entregó en el marco de acuerdo suscripto meses atrás entre la Municipalidad y el Gobierno entrerriano mediante el cual la provincia se compromete a otorgar financiamiento para el desarrollo de Biochajarí y la comuna a invertir dichos fondos en la construcción de la infraestructura necesaria en terrenos propios y a la adquisición de maquinaria para el prensado de oleaginosas para complementar a los distintos equipos del proyecto ya en marcha.

Fundamentos y objetivos

En este nuevo siglo, se está viviendo una crisis energética a escala mundial, ya que las reservas de petróleo están disminuyendo a pasos agigantados, (estimándose que en algunas décadas estas se agotaran), y el consumo de combustibles crece en forma exponencial, con lo que la humanidad se encontrará muy pronto en un punto de inflexión de su historia.

Actualmente el motor de la economía mundial, gira gracias a los combustibles fósiles derivados del petróleo, que si bien tienen un elevado rendimiento, sus emanaciones son contaminantes para el ambiente, siendo estas últimas las mayores responsables del efecto invernadero. Una de las soluciones a esta problemática es el desarrollo de nuevas tecnologías energéticas, que utilicen recursos renovables y sean amigables para el ambiente. En muchos países del mundo se ha producido la incentivación de estas fuentes de energías varias de las cuales responden a viejas ideas que han sido mejoradas con las tecnologías disponibles hoy en día.

En Entre Ríos, puntualmente en Chajarí, en la década del 30 había tres aceiteras que prensaban ricino o tartago, como se lo conoce vulgarmente. Además, en la década de los 80 se utilizó en la provincia el bioetanol o alconafta que se producía a base de la remolacha azucarera. Más cercano en el tiempo se comenzaron varios intentos para la producción de biodiesel en base de aceites vegetales pero lamentablemente ninguno de estos proyectos tuvo continuidad en el tiempo y actualmente no existe una producción continua de biocombustibles, existiendo pocas experiencias para replicar.

En este marco, esta gestión se propuso desarrollar el proyecto Bio Entre Ríos con el objetivo de favorecer el desarrollo de tecnologías limpias como la de los biocombustibles en la provincia. Además se busca concientizar a la población, mediante acciones tendientes a la preservación del ambiente, reciclar el aceite usado en los comedores y hogares, con el fin de colaborar con la protección ambiental, y rescatar el cultivo de oleaginosas como el ricino o la colza, para diversificar la producción agrícola local.

Comentá la nota