Nuevo frente y bala de plata.

Los encuestadores discuten quién sería el mejor candidato del nuevo armado Solá-Macri-De Narváez y cómo elegirlo. Y hablan del alto potencial de Néstor Kirchner en el escenario bonaerense.
La constitución formal del frente entre Mauricio Macri, Francisco De Narváez y Felipe Solá plantea numerosos interrogantes. Muchos señalan que todavía tienen que ponerse de acuerdo en las pautas programáticas y otros mencionan que no les será fácil decidir quién encabezará las listas en la provincia de Buenos Aires, el distrito clave. Ambos postulantes allí, De Narváez y Solá, quieren tener el papel protagónico porque De Narváez quiere ser candidato a gobernador y Solá a presidente. Página/12 consultó a seis conocidos consultores y encuestadores quién debe ser el candidato del nuevo frente y si Néstor Kirchner debe encabezar las listas del Frente para la Victoria para enfrentar el nuevo frente.

Estas son las respuestas de Roberto Bacman, titular del Centro de Estudios de Opinión Pública (CEOP); Manuel Mora y Araujo, de Ipsos-Mora y Araujo; Hugo Haime, de Haime y Asociados; Sergio Berenstein, de Poliarquía; Analía Del Franco, de Analogías, y Ricardo Rouvier, de Rouvier y Asociados.

1 ¿Cuál es el mejor candidato para la provincia del frente Macri-Solá-De Narváez?

Bacman: –Si en estos tiempos los números son los que mandan, al mejor candidato hay que elegirlo por esa vía. Las encuestas que manejamos en CEOP hasta el día de hoy (nunca hay que perder de vista que son fotos anticipadas) lo favorecen a De Narváez. No por mucho, pero en definitiva lo favorecen. Hacia principios de febrero, De Narváez se posicionaba en el eje del 15 por ciento de intención de voto, Solá alrededor de 11 puntos. Frente a una eventual interna, De Narváez se lanza con la ventaja que de movida le otorgan las primeras encuestas.

Rouvier: –Es curioso decir que ambos ya son diputados y además ambos se identifican con el peronismo. Solá tiene más antecedentes políticos y es más reconocido entre sus pares, y cuenta con más equipo. De Narváez tiene más recursos y se ve en la comunicación, además de una proyección política fundada en ser el más nuevo.

Haime: –Ambos son buenos candidatos y ambos tienen sus debilidades. Pero son perfiles distintos y tienen necesidades políticas distintas, primero deben mostrar que se pueden complementar. Solá es el que tiene más experiencia política y de gestión, más raigambre en el peronismo. Ha expresado vocación de proyectarse para 2011 y eso es lo que justificaría que renuncie a su actual diputación y busque una nueva convalidación. De Narváez viene del mundo privado. Irrumpió hace poco en la política, muestra un fuerte empuje y expresa su vocación de ser gobernador. Hizo una intensa campaña mediática en el verano y con el mapa de la inseguridad definió su posicionamiento básico, adelantándose a otros en la utilización de Internet. Dependerá en su momento de qué es lo que prime en la demanda social y en qué lugar decidan posicionar al frente, cuál es su base social y qué es lo que haga cada uno en los próximos tiempos para que puedan definir quién sea el mejor candidato para encabezar.

Berenstein: –El que pueda hacer la mejor elección. En principio, De Narváez parte con alguna ventaja: tiene más antecedentes antikirchneristas y no carga con la responsabilidad de haber gobernado la provincia. Pero se trata de un escenario nuevo, muy proteico y dinámico, y puede que Solá ratifique el viejo dicho de que no hay peor astilla que la del mismo palo, en el sentido de profundizar el debilitamiento del kirchnerismo generando un puente para la reconversión de al menos parte del aparato bonaerense.

Del Franco: –Me contradiría si menciono alguno, porque si se presentó esta idea de una interna es porque por el momento no hay consenso del más relevante en la opinión pública provincial. Ambos tienen pros y contras, a lo que hay que agregar que debe verse cómo se los percibirá en el rol de encabezar un frente de estas características. Esto sólo se podrá evaluar con el correr de los días, el desarrollo de esta nueva “sociedad” y su natural distribución de roles. El soporte, el garante, el carismático... está por verse. Habrá que esperar.

Mora y Araujo: –No sé. Habría que hacer un análisis si suman más por el lado peronista, en ese caso el mejor candidato es Solá. Para los independientes quizás sume más De Narváez. La suma de los dos tiene cierta potencialidad de atraer por los dos lados, independientes y peronistas. Hay una percepción generalizada de que nadie puede llegar muy lejos sólo y eso me parece que los puede ayudar a mantenerse juntos. El macrismo, desde la Capital, aporta bastante. Los refuerza y tienen un Macri, que no es Mauricio sino Jorge, pero que hace que el apellido también juegue.

2 ¿Debe Néstor Kirchner encabezar la lista del Frente para la Victoria?

Rouvier: –Todas las encuestas indican que él es el mejor precandidato. Es la bala de plata. Yo creo que el escenario exige su presencia.

Haime: –Insisto con que es un tema que sólo le importa a los políticos. Kirchner es el candidato natural del Partido Justicialista y por supuesto el que más votos sacaría. En el conurbano hoy parece invencible. Esto no quiere decir que sea imposible que al calor de la campaña y del devenir de los acontecimientos económicos, si es que le son favorables al Gobierno, algún otro candidato oficialista puede alcanzar un caudal de votos similar al del ex presidente. No veo que sea una decisión a ser tomada rápidamente. Dado el apuro de las otras fuerzas políticas para definir sus candidatos y la mirada escrutadora que los ciudadanos van a depositar en ellos, el tiempo a Kirchner le juega a favor. Tiene tiempo para decidir qué es lo que más le conviene. Es una decisión que debe tomarla pensando no sólo en 2009 sino en 2011. No es un problema de encuestas sino de proyecto político.

Del Franco: –¿Y por qué no hacerlo? Es un dirigente que es percibido como un luchador y de dar pelea cuerpo a cuerpo en los desafíos que elige y en los que no elige también. Sin embargo, ésta es una elección compleja y vemos cómo todos, oficialismo y oposición, buscan la fuerza y solidez de sus listas. Así es que en este sentido no veo mal la opción de “abrir el juego” y ofrecer valor agregado a la propuesta del Frente para la Victoria.

Bacman: –Sin lugar a dudas, el ex presidente Néstor Kirchner es el mejor candidato del oficialismo para encabezar la lista de diputados nacionales por el crucial distrito bonaerense. Para más datos, Kirchner consigue entre los votantes que ya han decidido su voto entre el 35 y el 38 por ciento y aún le queda la amplia franja de indecisos para crecer. En estas últimas semanas se ha visto un Kirchner sumamente activo y prácticamente en campaña en algunos partidos del Gran Buenos Aires. Otro indicador que lo favorece es su imagen positiva: al día de hoy logra superar el 55 por ciento en el Gran Buenos Aires.

Berenstein: –Depende de cómo evolucione el escenario económico, social y político. Ya tiene un alto nivel de imagen negativa, que difícilmente pueda revertir. De ningún modo puede arriesgarse a una derrota en el principal distrito electoral del país. Tampoco a una victoria pírrica (por muy escaso margen). Eso aceleraría los tiempos y el desmembramiento del kirchnerismo, obligando a recomponer el sistema de alianzas para asegurar la gobernabilidad en los dos últimos años del gobierno de Cristina (seguramente mediante el retorno de la “Liga de Gobernadores”). Cuenta con varios candidatos, como Sergio Massa, Pepe Scioli y Alicia Kirchner, que pueden obtener un resultado muy razonable teniendo en cuenta las circunstancias, evitando de ese modo jugarse a todo o nada.

Mora y Araujo: –No sé si tiene que ser candidato. Si lo es, tiene más votos y, al mismo tiempo, más riesgo de unificar la oposición. Ojo que existe un fenómeno que consiste en “voy a votar contra Néstor”, como en su momento existió “voy a votar contra Menem” o “contra Duhalde”. Y se producen efectos como el que llevó al triunfo a Graciela Fernández Meijide, es decir que la gente vota al mejor candidato para derrotar al que quiere derrotar.

Comentá la nota