El nuevo escenario para 2011

Para Juez, Schiaretti ya no es el rival a vencer. Los radicales creen ver un acercamiento entre el juecismo y el PJ. Por Julián Cañas.
No fue una reunión más. Los temas legislativos tratados no fueron lo sustancial, más allá de la importancia que se esmeraron en tratar de brindarles los protagonistas. El encuentro del gobernador Juan Schiaretti con el senador electo Luis Juez marcó el arranque del nuevo escenario político provincial que nació con los resultados de los comicios legislativos del 28 de junio.

Pese a que ganó, Juez acusó el impacto de una victoria ajustada. Quedó posicionado en la carrera por su anhelado objetivo de suceder al peronismo en el poder provincial. Pero la sociedad cordobesa no le puso la banda antes de tiempo. El referente del Frente Cívico esperaba un triunfo más tranquilizador y esperanzador. Su primera reacción fue cambiar el perfil. Se bajó del ring de la pelea y estrenó ayer su nuevo traje de político conciliador. Si perdurará es algo que sólo el tiempo dirá. Pero algo importante cambió para el juecismo: Schiaretti, sin chances de reelección, ya no es el enemigo a vencer.

Desde la vereda oficialista, el gobernador no tuvo espacio para rechazar el pedido de audiencia solicitado por el juecismo. Desde que llegó a la Casa de las Tejas, Schiaretti repite que es un hombre de diálogo y aunque sabe que le brindó un protagonismo no deseado a Juez, no tuvo más remedio que recibirlo.

Es más, hubo gestiones desde el Gobierno para sumar al radicalismo a esta audiencia, pero ese partido rechazó el convite. El objetivo oficial era no regalarle este espacio a Juez, pero la UCR tiene su propia estrategia.

El diputado Oscar Aguad calificó de "teatralización" la reunión. Una paradoja del nuevo escenario, a escasos 10 días del veredicto de las urnas: en la campaña, el juecismo acusó a los radicales de ser funcionales al peronismo. Ahora los radicales creen ver un acercamiento entre Juez y el PJ.

El duro documento del bloque de diputados radicales, que fue inspirado por Aguad, muestra un trazo de la estrategia radical: mostrarse como alternativa del Gobierno provincial, del kirchnerismo y del juecismo.

Pocos días después de las urnas, todos los protagonistas miran a 2011 y ya se olvidaron de lo que pregonaron en la última campaña electoral: que los intereses de Córdoba estarán por sobre los intereses particulares de los partidos.

Comentá la nota