Nuevo escándalo para Bill Clinton: salió a la luz otra infidelidad

El ex presidente de EEUU Bill Clinton tuvo una amante durante la campaña presidencial de su mujer, Hillary, quien estuvo a punto de renunciar a ser Secretaria de Estado por temor a que él interfiriera en sus asuntos, según un libro basado en entrevistas a militantes demócratas y republicanos.
El volumen, titulado "Game Change", elaborado por los periodistas Mark Halperin y John Heilemann, y basado en entrevistas con dos centenas de miembros de los partidos más tradicionales de EEUU, será puesto a la venta mañana, pero fue obtenido antes de tiempo por la publicación en Internet The Atlantic.

Según un fragmento divulgado por esa página web, Hillary Clinton estableció un comité "de guerra" de asesores de confianza para lidiar con la "libido" de su marido, quien hacía campaña a su favor por todo el país.

Ese grupo investigó los rumores sobre una relación extraconyugal con una mujer no identificada. "Concluyó que eran ciertos: Bill tenía un affaire, y no una relación frívola de una sola noche, sino una relación romántica sostenida", dice el libro, según The Atlantic.

Durante meses ese comité se preparó para el escándalo, "que podría saltar en cualquier momento", pero la información no salió a la luz.

El libro también revela que tras la victoria electoral de Barack Obama, Hillary Clinton le dijo a su antiguo contrincante por la candidatura demócrata a la presidencia que su marido interferiría en el gobierno si ella aceptara el cargo de secretaria de Estado, según la cadena CBS.

Clinton rechazó en una primera ocasión la oferta de dirigir la diplomacia estadounidense, pero Obama la llamó de nuevo para insistir. "En ese momento ella dice: 'Hay un último problema, mi marido'. Ya has visto lo que pasa. Esto se convertirá en un circo si acepto el trabajo", le confesó la entonces senadora a Obama, según trechos de una entrevista a Heilemann divulgados por CBS.

"Clinton dice algo que no le revela a casi nadie, admite que su marido representa un problema. Al mismo tiempo, Obama se muestra vulnerable en su respuesta. Él le dice: 'Dada la crisis económica, dadas todas las cosas con las que tengo que lidiar, necesito tu ayuda'", afirma Halperin.

El libro también relata que la candidata republicana a la vicepresidencia, Sarah Palin, estaba abrumada por la información que recibía en preparación para su debate frente al aspirante demócrata a ese cargo, Joseph Biden, según una entrevista de CBS con Steve Schmidt, estratega jefe de la campaña republicana y una de las fuentes de la publicación.

Uno de sus preparadores dijo a Schmidt que "el debate iba a ser una debacle de proporciones históricas y épicas. Ella no estaba centrada y no participaba" de la preparación, revela el estratega en la entrevista.

Además, Palin no podía dejar de referirse a Biden como "O'Biden". Los miembros de la campaña le sugirieron que para resolver el problema al principio del debate le preguntara si podía llamarle Joe, su nombre de pila, y así lo hizo ella.

En vista de esos problemas, Schmidt asumió personalmente la preparación de Palin, quien había sido escogida como compañera de fórmula de John McCain en el último minuto, según el libro.

McCain quería tener a su lado al independiente Joseph Lieberman -que fue el candidato demócrata a la vicepresidencia con Al Gore-, pero al final abandonó la idea ante el temor de que las bases del partido republicano se opusieran.

Palin rechazó las revelaciones del libro a través de su portavoz, Meghan Stapleton. "La descripción de estos hechos realizada por la ex gobernadora (de Alaska) se puede encontrar en su libro 'Going Rogue'. Su descripción es correcta. Ella estaba allí. Esos periodistas no", afirmó Stapleton en un comunicado.

Comentá la nota