Un nuevo escándalo de la gestión de Bravo

Polémica: un caso denunciado hace tiempo vuelve a generar discusiones en 25 de Mayo, porque además ahora se metió el intendente. En una charla que está grabada, el jefe comunal parece admitir que su vice incurre en una irregularidad. Nicanor Romero, el acusado, a su vez hizo una denuncia por amenazas.

La denuncia no es nueva, pero el caso volvió a explotar, y esta vez el intendente David Bravo parece más comprometido en el asunto. Oscar Quinteros, un vecino de 25 de Mayo, dice que el viceintendente Nicanor Romero se apropió de su vivienda: "Es una retención indebida", grafica. Romero lo niega, afirma que se siente estafado y que confía en la Justicia.

Pero al parecer, el propio jefe comunal terció en la disputa tratando de salvar a su amigo y en una charla con Quinteros -que fue grabada- (ver aparte) admitió que la propiedad era del vecino y le prometió que le sería devuelta una vez que pudiera cumplimentar los trámites para encontrarle otra casa a Romero.

La situación explotó el lunes y derivó en otro cruce de acusaciones. Ese día, Quinteros expuso el caso ante el Concejo Deliberante, durante el espacio llamado "La Voz del Pueblo". En su alocución soltó una frase que Romero interpretó como una amenaza, y por eso formalizó la denuncia (ver aparte).

La vuelta del caso

El nuevo escándalo es otro episodio que pone bajo la lupa al intendente Bravo, que a lo largo de todo el año ha estado en el centro de la escena por múltiples hechos y conductas, que en algún momento elevaron tanto el nivel de enfrentamiento en 25 de Mayo que hasta se analizó la posibilidad de que hubiera una intervención.

Hace pocos días se conoció un segundo informe de la auditoría a la gestión de Bravo. Y comenzaron otra vez las disputas entre el oficialismo y la oposición. En ese marco se revitalizó el escándalo por la casa de Quinteros.

"Yo me ausenté en su momento por razones laborales y le dejé la casa a Romero hace 5 años, es el hijo de un vecino mío, él no militaba en la política... Durante dos o tres años no pagó impuestos ni una cuota de la vivienda, a mí me llegó una cédula de notificación emplazándome a regularizar la situación en 10 días. En Neuquén, me pidió que arreglara la situación porque él no se iba a quedar con la vivienda, tampoco podía porque no estaba inscripto", rememoró ayer Quinteros su caso en "Plan B".

Explicó que en ese momento "arreglé el plan de cuotas, las pagué, averigüé el costo total de la vivienda, saqué un crédito y la cancelé. Después escrituré la casa. Le avisé que estaba todo arreglado y desde ese momento empezó a negármela, que no la va a devolver, empezó a decir que me la había comprado..."

"La situación está judicializada en General Acha. Pero está demorando demasiado, ya hace dos años que me tendría que haber devuelto la casa", insistió Quinteros.

Se metió Bravo

El vecino también afirmó que en el mes de septiembre "llegó a intervenir el intendente en la situación. Fue adonde yo estaba parando, en la casa de una prima, y me empezó a provocar buscando que lo agreda. Tenía dos móviles de Policía por si lo tocaba, para llevarme preso. Pero se apaciguó y me citó a su oficina para el martes 16 de septiembre. En esa reunión grabé todo lo que me dijo. En esa grabación me repite y me recalca que la vivienda es mía, que me quedara tranquilo, que en 20 días lo sacaba a Romero y la entregaba, que lo disculpara por el tiempo que me hicieron perder... "Yo cumplo", me repetía. Pasaron 70 días, o más".

"El se metió de voluntario, como amigo de Romero... a su vez ahora involucra a la Municipalidad", completó Quinteros.

Respecto del episodio en la sesión del lunes, la versión de Quinteros es la siguiente: "Adjunté fotocopias de la documentación, los impuestos, la escritura y todo a mi nombre. No se presentó en la reunión porque no le daba la cara para escuchar lo que tenía que decir. Expliqué la situación y comenté que la gente en la calle me grita: "Quinteros, pegale un tiro a ese hijo de mal nacido"... Yo digo que no, que somos gente civilizada y no podemos llegar a una situación de esas..."

Finalmente, el vecino le apunta a los funcionarios: "Están mintiendo y diciendo falsedades. No puede ser que un funcionario de primer nivel se ocupe de adueñarse de una casa de la que soy propietario titular. No tienen cómo quitármela".

ROMERO "Fui estafado"

El viceintendente Nicanor Romero habló de la acusación en su contra en "Radio Municipal", el medio que prefieren los funcionarios del intendente David Bravo para expresarse. Allí confirmó la denuncia por amenazas en contra de Oscar Quinteros.

"Yo nunca quise tratar el tema públicamente porque es particular, pero dado lo que ha sucedido me preocupa mi familia, no puedo poner en riesgo la integridad física... Cuando yo asumí empezó el problema, antes no hubo inconvenientes", dijo.

Contó que Quinteros le ofreció "las mejoras de la vivienda a varias personas con las que no acordó. Me lo propuso a mí, me vendió las mejoras, no tenía la casa cancelada. Como vecino de toda la vida accedí de muy buena fe. Me dijo que nunca más iba a venir a 25 de Mayo".

"Quinteros está faltando a la verdad y eso lo saben los vecinos. Que me vendió las mejoras y que de un día para el otro apareció, de la nada, con el título de la propiedad; la canceló sin avisarme, sin decirme que se había arrepentido o necesitaba la vivienda, fue a los medios a injuriarme y agraviarme. Esto está en la Justicia y ahora voy a ir a fondo", señaló Romero.

"Lo que pasó en el Concejo -en referencia a la sesión del lunes-fue una vergüenza, que no puedan detener eso es una falta de respeto y de poder de decisión de quienes manejan una sesión. Me aguanté que me injuriaran. Pero esto es algo vergonzoso. Yo como presidente del Concejo no hubiese permitido algo así. Yo fui estafado. Y tengo la conciencia muy tranquila".

Comentá la nota