Con nuevo dueño, arranca Casposo

Con nuevo dueño, arranca Casposo
Troy Resourses le compró a Intrepid el proyecto de la mina de oro que estaba parada por la crisis.
José Luis Gioja se animó a decir que entre septiembre u octubre. Otras fuentes relacionadas con el proyecto dijeron que podrá ser recién cerca de diciembre. Lo cierto, es que ayer la mina de oro y plata Casposo, a contrapelo de la realidad mundial que marca que la crisis impacta en las inversiones, salió a flote y su construcción arrancará este año. Al menos, así lo presentaron ayer en Gobierno, ante autoridades de Intrepid Minerals Corporation que anunciaron que el nuevo dueño del proyecto minero ubicado en Calingasta es la canadiense-australiana Troy Resources.

Casposo necesitaba un inversor, luego de que la empresa operadora anunció hace 5 meses que la construcción quedaba suspendida por falta de financiamiento. Según la información oficial, Troy Resources firmó una carta de intención por la compra de la mina de oro calingastina a través de la adquisición de las acciones de Intrepid Minerals Corporation Canadá, por un valor de 20 millones de dólares a la firma del contrato de compra-venta y 2 millones de dólares más a pagar después del inicio de la producción.

Esto no significa que toda la compañía Intrepid pasó a manos de Troy, explicaron ayer autoridades de esa empresa, sino que la operación es sólo con Intrepid Minerals Corporation Canadá, una de las subsidiarias de Intrepid Mines Ltd. y la que tenía en sus manos a Casposo. Esta fue la forma más rápida de reactivar la construcción de la mina, que tiene permisos ambientales desde diciembre de 2007 y nunca pudo ver la luz.

El trámite de traspaso llevará varios meses, y estiman que demorará al menos hasta mayo o junio. Troy, que es una pequeña empresa productora de oro (ver aparte), tiene una planta usada en Australia que se puede adecuar al proyecto en San Juan, por lo que esperan traerla para reducir costos y tiempo de construcción.

Sobre los costos, el valor de la inversión es hoy una incógnita, según se dijo en la reunión de ayer, donde además de Gioja, participaron el secretario de Minería provincial Felipe Saavedra, el vicepresidente de Operaciones y Negocios de Intrepid Mines en América Frazer Bourchier, y quien hasta ahora venía siendo el gerente del proyecto Eduardo Machuca (ayer el gobernador dijo que espera que siga vinculado). La inversión trepó de más de 45 millones de dólares a cerca de 85, el año pasado, pero ahora en la ecuación hay un importante gasto menos que es el de la planta, por eso no hay números oficiales porque se están calculando.

Sobre los tiempos, empezando a construir la mina a fines de este año, habrá chances de que a fines de 2010 empiece a producir. Casposo se explotará los primeros 4 años a cielo abierto y los últimos 2 en forma subterránea. Con aproximadamente 400.000 onzas de reserva de oro, es una mina chica respecto de otros proyectos locales (ver infografía).

El yacimiento, que generará unos 200 puestos de trabajo en la construcción y en la fase operatoria unos 150 obreros en forma directa y en forma indirecta unos 300 más, fue puesta en contexto simbólico ayer por Gioja: "Estas noticias, en momentos de crisis, son más que importantes, porque implican trabajo, progreso y desarrollo".

El gobernador dijo que Casposo podrá servir de punta de lanza para desarrollar la producción mineral a pequeña y mediana escala "que es lo que necesita la provincia". Según explicó Saavedra, hay alrededor de este yacimiento varios proyectos que están estudiándose y que podrían en el futuro aportar más material para procesar en la misma planta que instalará Casposo, que operaría como una "planta regional".

Comentá la nota