El nuevo director de Escuelas dispuso que se tome un examen en séptimo año

El nuevo director de Escuelas dispuso que se tome un examen en séptimo año
El nuevo titular de la DGE quiere que los docentes del secundario sepan las dificultades de cada alumno para reforzar contenidos y disminuir la deserción.
Con el respaldo del Senado a cuestas, Carlos López Puelles se mostró más relajado y aseguró que en su gestión buscará "consensos y acuerdo" con todos los sectores, reflotando así algunas de las muletillas del propio gobernador Celso Jaque.

El flamante director general de Escuelas dijo que no habrá grandes cambios en la política educativa, pero que sí instrumentará acciones para disminuir la deserción en el nivel medio, uno de los principales problemas en la educación de la provincia.

Por eso anunció ayer que los alumnos de séptimo año rendirán un examen cuando finalicen el cursado con la intención de saber el nivel de dificultad que tienen en áreas sensibles. La intención es que esa evaluación sea tomada como sondeo por los docentes que deban enseñarles a esos chicos cuando inicien la escuela secundaria.En la prueba se evaluarán conocimientos en matemática, lengua e inglés.

"La intención es saber cuáles son las dificultades y lo que hay que reforzar en cada alumno en el nivel medio para evitar la deserción o detectar que luego necesitarán más ayuda. Este no es un examen para excluir, todo lo contrario, buscamos ayudar a los alumnos", aseguró López Puelles.

La intención es que este año al menos el examen sea rendido por un grupo de alumnos "testigo" de escuelas públicas.

En Mendoza hasta hace dos años se hacían evaluaciones provinciales del sistema educativo.La metodología consistía en evaluaciones tomadas a los alumnos con fines estadísticos, para saber el nivel promedio de conocimiento. Ese sistema se dejó de lado con la actual gestión. La diferencia con la idea de López Puelles es que en este caso los alumnos sí firmarán las evaluaciones, para que en la escuela secundaria sepan con qué grado de conocimiento viene el alumno.

Las dudas sobre la idea recaen en si esa información sería para calificar al alumno y si influiría a la hora de ser aceptado en una escuela secundaria.López Puelles aseguró que esa evaluación no será un "filtro" para el ingreso y que, por el contrario, sería una instancia de sondeo. En todo momento el funcionario habló como una gestión que se inicia y no mencionó casi nada lo hecho hasta ahora por el gobierno de Jaque.

En la lista de "necesidades", el jefe de la DGE aseguró que hay que crear 5 mil horas cátedra en el secundario para mejorar el apoyo a alumnos en riesgo.Y que para garantizar la universalidad del nivel medio y del inicial son necesarias 150 escuelas nuevas.

Bolillas blancas

Carlos López Puelles es contador y fue nominado por Celso Jaque para reemplazar a Iris Lima en la DGE. Ayer recibió el aval del Senado.

El hombre parece tener poco perfil político. Y al hablar no deja de lado su impronta de contador. Por eso, por ejemplo, usa la palabra "erogación", en lugar de gasto o inversión. "Yo siempre digo que cuando ahorrás en educación, estás suberogando", dijo. El funcionario aseguró que quiere potenciar en su gestión el acuerdo por la educación, dándole participación a todos los partidos políticos.

"Ahora queremos terminar el año bien y sentarnos a planificar el que viene", dijo. En la lista de prioridades de la nueva gestión está la sanción de la nueva ley de Educación Provincial (que debe adherir a la nacional) y una "ley de metas" que fije objetivos a corto, mediano y largo plazo para la educación de Mendoza.

"Tenemos que ir poniéndonos objetivos para ir logrando en el tiempo.La educación tiene que ser una política de Estado que se mantenga con los cambios de Gobierno", aseguró. Otra de las iniciativas que quiere profundizar LópezPuelles es la llamada "escuela para padres".

Y prometió que la semana que viene estarán disponibles los indicadores de repitencia y deserción, datos que no han sido actualizados desde 2007.

Comentá la nota