Nuevo cruce entre los EEUU y Evo Morales

Nuevo cruce entre los EEUU y Evo Morales
La embajada norteamericana rechazó hoy las declaraciones del líder cocalero que acusó a la central de inteligencia estadounidense, CIA, de supuestamente infiltrar en la petrolera estatal a un ex policía
"Rechazamos esta nueva acusación sin fundamento y sin prueba alguna", señaló Denise Urs, Consejera para Asuntos Públicos de la embajada de Estados Unidos en La Paz en un comunicado de prensa.

Morales, el martes condujo un programa radial, donde acusó a la CIA de haber pagado al ex capitán de la policía Rodrigo Carrasco para "infiltrase" en Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB).

"Este señor es un gran infiltrado de la CIA, ahí esta toda la documentación que sepa toda la población, es un policía formado, entrenado, comprado y contratado por la CIA desde su ingreso como oficial de la policía nacional", aseguró el mandatario.

Urs lamentó el "nuevo intento de utilizar a los Estados Unidos como una ficha en los asuntos internos de Bolivia".

El gobierno boliviano anunció en enero su disposición de mejorar las dañadas relaciones entre La Paz y Washington con la asunción del presidente Barack Obama, incluso se habló de reponer embajadores.

"No logramos entender cómo el presidente (Morales) asegura que quiere mejores relaciones con los Estados Unidos y paralelamente sigue lanzando acusaciones falsas", aseveró Urs.

El año pasado Morales expulsó al embajador estadounidense Philip Goldberg y a la agencia antinarcóticos de Estados Unidos, DEA, ambos acusados de injerencia externa.

"Lamentablemente ha habido presencia de la CIA en YPFB, y algunos de nuestros compañeros han sido atrapados por esta infiltración externa", manifestó Morales en referencia al sonado caso de corrupción en la petrolera estatal.

El asesinato del empresario Jorge O'Connor por asaltantes que le robaron 450 mil dólares que llevaba en efectivo el mes pasado se pudo descubrir el caso de supuesto soborno según las primeras investigaciones de la Fiscalía.

O'Connor fue ejecutivo del consorcio boliviano-argentino Catler Uniservice, que se adjudicó el año pasado la construcción de una planta separadora de líquidos del gas natural en el sureste del país por 86 millones de dólares, lo que provocó la caída del ex presidente de YPFB, Santos Ramírez, actualmente encarcelado como parte de las investigaciones en torno al caso.

Comentá la nota