Un nuevo cruce aleja al Gobierno de la oposición

Los cuestionamientos del ministro Bahntje a los bloques parlamentarios, desató la airada reacción de los legisladores del Frente Para la Victoria. La consecuencia, el envío a comisión del pedido de ratificación del convenio de asistencia financiera que Ríos firmó en Nación. Y la amenaza del justicialismo de desplazar de la presidencia del Parlamento al oficialista Manuel Raimbault.
La relación entre el Gobierno y la oposición parlamentaria promete sufrir un fuerte retroceso luego de las declaraciones del ministro de Economía, Rubén Bahnjte, quien cuestionó con dureza al Frente Para la Victoria por el reclamo al Ejecutivo para que se envíen los fondos presupuestados para el funcionamiento de la Cámara.

La primera muestra del nuevo resquebrajamiento del diálogo político fue el pase a comisión, en la sesión legislativa de ayer, del pedido de ratificación del convenio de asistencia financiera que firmó la gobernadora Fabiana Ríos con la Nación, que el oficialismo esperaba que se tratara y aprobara sobre tablas.

"Cada peso que se transfiere a la Legislatura es un peso menos que se invierte en salud y educación", cuestionó el titular de la cartera de Hacienda, quien fustigó el pedido del justicialismo para que se incremente el presupuesto parlamentario, y apuntó en ese sentido contra "los legisladores del PJ que no han sido nada responsables con sus gastos".

La respuesta no tardó en llegar en palabras del presidente del bloque opositor, Ricardo Wilder, quien consideró que el ministro de Fabiana Ríos "tiene la lengua más rápida que el cerebro", y advirtió además sobre la posible remoción del oficialista Manuel Raimbault de la Presidencia de la Legislatura, por no realizar los reclamos correspondientes al Gobierno para que normalice el envío de fondos. "Es como el pingüino del escudo, mira para otro lado", ironizó con vehemencia Wilder sobre su par del ARI, en declaraciones a la emisora de Ushuaia FM del Sur minutos antes de la sesión legislativa de ayer.

Incluso terció el legislador Luis Velázquez, del Movimiento Obrero, quien pidió que el oficialismo "primero resuelva su interna y después venga a hablar".

Lo cierto es que este nuevo cortocircuito amenaza con condicionar el feedback entre oficialismo y oposición como nunca pasó antes. La relación sabe más de desencuentros que de consensos, consecuencia lógica de la conjunción entre la falta de cintura política de los representantes del ARI a la hora de negociar, y la intención de la oposición de condicionar los tiempos parlamentarios más en función de sus propios intereses que de los del Gobierno.

Ataque y contraataque

En la estructura política del Ejecutivo, mientras Aramburu muestra un perfil contemporizador y de mayor predisposición a la negociación, Bahntje apuesta a la "barricada" con un discurso que no hace gala precisamente de cautela.

Y volvió a demostrarlo antes de la sesión: "Es muy difícil de comprender que el mismo partido político que nos pide ajustar las cuentas, ahora reclama un incremento de partida presupuestaria para la Legislatura". Agregó que "evidentemente los legisladores del PJ fueguino no han sido nada responsables con sus gastos", y aseveró que

"cada peso que se transfiere a ese poder es un peso menos que se invierte en salud, educación o seguridad".

El ministro de Economía remarcó que "cada vez es más evidente que el PJ fueguino va a contramano del Gobierno nacional; mientras que la Presidente de la Nación plantea la redistribución del ingreso, gravando con impuestos a los sectores que se encuentran en mejor posición económica, el PJ local se niega a que se actualicen los valores del inmobiliario rural".

"Algunos legisladores del FPV tienen un absoluto desconocimiento de las normas, y creen que pueden aprobarse un presupuesto solo para ese poder del Estado. El Presupuesto es uno solo y en definitiva fue la propia Legislatura la que decidió no aprobarlo, que cada uno se haga cargo de sus responsabilidades", arremetió.

Luego planteó que "se está evaluando un aumento del presupuesto de la Cámara que les permita hacer frente al pago de salarios de este ejercicio", en tanto aseguró que "en definitiva los trabajadores no tienen la culpa del despilfarro de algunos legisladores que devengaron gastos en base a un presupuesto inexistente"

Asimismo, opinó que los parlamentarios del FPV "están muy desubicados, tanto que no logran ni alinear a sus concejales en Tolhuin", y recalcó que "si alguien se ofende por mis declaraciones en realidad está buscando excusas". Y ante la falta de ratificación del convenio con Nación sostuvo que "me sorprende que alguien se ofenda por una declaración y decida postergar cuestiones institucionales por cuestiones personales".

"Me parece de locos que los legisladores pasen a comisión un acuerdo con Nación para desembolsar 50 millones de pesos porque alguien se ofendió", fustigó finalmente.

Luego de las palabras del funcionario, Wilder enfatizó que "tiene más rápida la lengua que el cerebro", y anticipó que "vamos a analizar sacar a Raimbault de la presidencia de la Legislatura porque se la pasa mirando para otro lado y no reclama lo que le corresponde a la institución; parece uno de los pingüinos del escudo". Cabe mencionar que si eso se concreta, la oposición podría ungir como virtual vicegobernador a uno de sus integrantes.

Volviendo a Bahntje, le pidió que "antes de hablar de la Legislatura lo que tiene que hacer es explicar las cosas que están haciendo y ha hecho el Gobierno, que rayan hasta actos de corrupción en relación al contrato chino que nosotros jamás lo hemos visto".

"El pensamiento que tenga el ministro me tiene sin cuidado, pero creo que se está equivocando en función al propio sistema democrático en que vivimos; si uno toma las palabras de ministro de Economía pareciera querer que se cierre la Legislatura", respondió.

Reproches propios

Para la oposición, las declaraciones de Bahntje desnudaron las "contradicciones" e internas del ARI, ya que mientras el titular de la cartera económica cargaba contra el bloque del PJ, su par de Gobierno, Guillermo Aramburu, estaba reunido con los legisladores para buscar el apoyo a la ratificación del convenio.

Por ello, también partieron críticas hacia Bahntje desde el propio ARI. El titular del bloque, Fabio Marinello, indicó que "me parecen poco felices las declaraciones", y ratificó que "mientras estábamos trabajando con el ministro de Gobierno para conseguir los consensos para sacar las herramientas que necesita el Ejecutivo, nos encontramos con las declaraciones del ministro".

Admitió que "producto del enojo que esto generó en los legisladores de la oposición, el PAF pasó a comisión", cuando "ya teníamos acuerdo para votarlo".

Ante ello, concedió que "prácticamente, hay que pedirle disculpas a los legisladores de la oposición porque estamos trabajando en la búsqueda de consensos y esto por ahí tira para atrás todo el trabajo que venimos haciendo".

Marinello explicó que "hay un problema muy claro y es que no tenemos un presupuesto votado, por lo tanto hay que manejarse con un reconducido y hay que buscar las herramientas para generar mas ingresos a la Legislatura para que pueda funcionar".

Por ello "hay que poder sentarse y ver cual es el número que necesita la legislatura hasta fin de año", porque "indudablemente con el Presupuesto 2007 no alcanza".

"Esto es lo que estamos trabajando con las reuniones y estas declaraciones de Bahntje indudablemente no ayudan; uno puede entender que el ministro se enoje, pero hay tiempos para marcar las posturas y no es justamente el inicio de una sesión", analizó.

Las nuevas cartas están jugadas y de acuerdo a la reacción de la oposición, el diálogo político se quebró. El tiempo dirá si en forma definitiva.

Comentá la nota