Nuevo contrapunto entre la justicia y el ejecutivo: Superior Tribunal vs Peppo

En un insólito contrapunto entre los Poderes Ejecutivo y Judicial que se repite por segundo día consecutivo, ayer el Superior Tribunal de Justicia salió al cruce de conceptos del ministro de Gobierno y Justicia, Domingo Peppo que había dicho que en ese Poder funcionaba "la mayoría automática".
Los jueces que integran el Superior Tribunal de Justicia deploraron y reprobaron las manifestaciones de Peppo realizadas en la página 2 de NORTE, por las que se afirma que "existe una mayoría automática favorable a la Alianza en este Superior Tribunal, porque ello no es cierto ni real y tampoco se sustenta en ningún caso o asunto judicial que haya sido decidido o resuelto en forma definitiva por el organismo jurisdiccional.

En todos los procesos judiciales en que el Superior Tribunal de Justicia ha sentenciado, lo ha hecho con absoluta independencia, interna y externa, con los fundamentos y motivaciones desarrollados por cada uno de los jueces que lo integraron, sin que en ningún caso en concreto se haya probado nada en contrario. Por otra parte, se ha realizado una estadística de los juicios resueltos por el Superior Tribunal de Justicia desde el 11 de diciembre de 2007 al presente, en los que interviniera como parte el Estado Provincial, sus organismos autárquicos y demás descentralizados, y los municipios que gobierna el Frente Chaco Merece Más, y las cifras son categóricas en demostrar que la diferencia es abrumadora a favor de las pretensiones de tales entidades públicas.

Tampoco tiene asidero ni sustento objetivo y válido la manifestación del ministro Peppo cuando aduce que "con la mayoría de la Alianza en la Cámara de Diputados se han realizado las designaciones de jueces priorizando la afinidad política y no las aptitudes personales para mejor ejercicio de la función", habida cuenta que de acuerdo al artículo 166 de la Constitución del Chaco 1957-1994, los jueces de la provincia son propuestos en todos los casos por el Consejo de la Magistratura y designados por el Poder Ejecutivo en el caso de los jueces del Superior Tribunal de Justicia y por el Superior Tribunal de Justicia en el caso de los restantes magistrados, debiendo aclararse que las facultades de designación --por una parte por el Poder Ejecutivo y por otra, por el Superior Tribunal-- son meramente formales ya que están impedidos de no nominar a quienes se propusieron, salvo que alguno de ellos no cumpla con los requisitos constitucionales preestablecidos en la Carta Magna provincial.

El Consejo de la Magistratura está compuesto por un diputado del oficialismo y otro de la oposición, dos jueces (uno del Superior Tribunal de Justicia y otro de la magistratura inferior), dos abogados (uno de la Capital y otro del interior) y un ministro designado por el Poder Ejecutivo, lo que demuestra a las claras que la mera mayoría en la Cámara de Diputados no tiene incidencia decisiva en la composición y mayoría del Consejo de la Magistratura, donde el sector político (diputados que se corresponden a las dos fuerzas mayoritarias --y contrapuestas políticamente-- y ministro del Poder Ejecutivo) son tres, mientras que los abogados y los jueces son cuatro, siendo este último sector forense el mayoritario.

Esa composición plural del Consejo de la Magistratura, así como su origen pionero en la Constitución del Chaco de 1957, y su desde todo punto de vista elogiable desempeño desde su primera integración (1958), ha sido siempre respetado y señalado como el más antiguo y prestigioso del país, pudiéndose destacar lo sucedido en tal sentido en las Primeras Jornadas Chaqueñas de Consejos de la Magistratura y Jurados de Enjuiciamiento de las provincias argentinas y de la Nación realizadas los días 24 y 25 de setiembre de 2008.

No se puede admitir de manera alguna que el ministro Peppo ponga en tela de juicio la capacidad, aptitud, conocimientos, capacitación y atributos técnicos jurídicos y personales de los jueces del Chaco, y menos aún tratar de mezclar afinidades políticas en el procedimiento de selección y nombramiento de jueces, contaminando negativamente todo lo hecho al respecto por el Consejo de la Magistratura, y desmereciendo injustificadamente a la Justicia chaqueña, ya que ello implica un exabrupto de tamaña magnitud que merece una total reprobación".

Comentá la nota