El nuevo Congreso obligará al kirchnerismo a dialogar

El senador radical José Cano y el diputado kirchnerista Gerónimo Vargas Aignasse coincidieron en que el próximo jueves, con la asunción de los nuevos representantes,y el kirchnerismo convertido en minoría, se planteará un escenario político en el que deberá primar la búsqueda de consensos.
El próximo jueves 10 de diciembre, con la asunción del nuevo Congreso, se producirá un rotundo cambio en las reglas de juego de la política nacional.

Convertido en minoría y purgando el castigo que le propinaron las urnas en los últimos comicios, el oficialismo deberá adoptar una postura más conciliadora y deberá propiciar el diálogo con la oposición para consensuar los proyectos que impulse la Casa Rosada, algo que era impensado meses atrás.

En esto último coincidieron el diputado kirchnerista Gerónimo Vargas Aignasse y el senador radical José Cano, quienes en el próximo período compartirán un mismo mandato popular, como es defender los intereses de los tucumanos en la Nación, aunque deberán cumplir ese objetivo transitando realidades diferentes.

"El oficialismo deberá cambiar de actitud"

Cano, quien desde el jueves ocupará, por primera vez, una banca nacional, opinó que "como quedó demostrado en la sesión preparatoria de diputados, el nuevo escenario político mostrará a la oposición obligada a defender el resultado electoral del 28 de junio y el kirchnerismo forzado a dialogar".

"El oficialismo deberá cambiar de actitud por la fuerza, más que por convicción, y tendrá adoptar una postura conciliadora y sentarse a consensuar por primera vez con la oposición para establecer la agenda política y decidir el rumbo del país, con lo cual se recuperará la institucionalidad y el respeto por la división de poderes", lanzó el representante opositor, en diálogo con EL SIGLO.

En el mismo sentido, vaticinó que "desde el 10 de diciembre el Congreso dejará de ser un apéndice de la Casa Rosada y títere del matrimonio Kirchner y comenzará a debatir políticas para toda la sociedad argentina".

Además, Cano consideró que "la incorporación de Ricardo Alfonsín como vicepresidente primero de Diputados y una distribución equitativa del poder en las comisiones, le darán al Congreso una nueva función. La oposición será más que nunca la encargada de ponerle limite a la obsesión del matrimonio de Néstor y Cristina Kirchner por avasallar las instituciones", disparó.

El senador radical admitió que este mapa político "también obliga a la oposición a mostrar su capacidad para encabezar un proyecto serio de cara a los comicios de 2011". Y, en ese sentido, estimó que "la UCR con Ricardo Alfonsín en la mesa de conducción de la cámara baja, la consolidación del bloque que lidera Gerardo Morales y la asunción de Ernesto Sanz como presidente del Comité nacional de la UCR, quedará posicionada a la vanguardia entre los sectores que buscarán ser una opción de gobierno en el país en 2011".

Cano dijo que el objetivo que se planteará el bloque de la UCR, integrado por 16 senadores, "se abocará a defender el federalismo, pugnando por nuevo esquema de distribución de los fondos coparticipables, teniendo en cuenta que Tucumán es una de las más castigadas en la merma del envío de recursos". Agregó que desde el sector también plantearán "políticas para preservar los fondos de la ANSES para garantizar movilidad y porcentualidad de todos los jubilados, la normalización del INDEC y la modificación del Consejo de la Magistratura. En síntesis, vamos a tratar de reordenar las instituciones que vienen siendo avasalladas por el kirchnerismo desde que asumió el poder", subrayó.

La lectura oficialista

Por su parte, Vargas Aignasse, quien el próximo jueves comenzará a transitar el segundo y último bienio de su segundo mandato consecutivo (asumió como diputado en 2003), admitió que "el nuevo escenario legislativo es un reflejo de lo ocurrido el 28, con la oposición convertida en mayoría, de acuerdo a los expresado en las urnas, lo cual es auspicioso para la democracia". A propósito, recordó que la distribución de los espacios de poder en Diputados "responden a ese mismo contexto, con lo que el oficialismo siendo minoría y en desventaja en las 45 comisiones de trabajo permanentes, en las que la oposición contará con la mayoría, a pesar de no contar con algunas presidencias".

Según Vargas Aignasse, "esto conducirá necesariamente al consenso, al diálogo y al acuerdo por parte del oficialismo y la oposición, bajo la consigna de la responsabilidad que le toca en este nuevo escenario político a cada sector".

Al respecto, advirtió que "el oficialismo, como responsable de conducir los destinos del país, pero también la oposición, tendrán la responsabilidad de garantizar gobernabilidad y de que la institucionalidad funcione. Eso es lo que quieren todos los argentinos y no ver quien es más fuerte o cuenta con más espacios", enfatizó.

En idéntico sentido, opinó que "no debe haber una pulseada entre oficialismo y oposición, sino que debe darse un marco de razonable consenso que garantice la gobernabilidad e institucionalidad en el país".

El diputado kirchnerista, a diferencia de Cano, sostuvo que todavía "falta mucho para 2011 y sería irresponsable hoy decir que este escenario presente en el Congreso de la Nación condicionará lo que pueda pasar en las próximas elecciones".

Los otros protagonistas

Junto a Cano, el jueves asumirán como representantes de Tucumán en el Senado los oficialistas Beatriz Rojkés de Alperovich y Sergio Mansilla.

En tanto, ese día asumirán en Diputados los kirchneristas Stella Maris Córdoba, Juan Salim (ambos fueron reelectos) y Miriam Gallardo de Dip (esta última en reemplazo del ministro del Interior, Osvaldo Jaldo, además del ruralista Juan Casañas, quien fue compañero de fórmula de Cano en los comicios pasados. Los otros cinco representantes tucumanos en la cámara baja son los oficialistas Vargas Aignasse, Alfredo Dato, Germán Alfaro y Susana Díaz, y la radical Norah Castaldo.

Comentá la nota