Nuevo conflicto de FOEVA con el RENATRE

El gremialista de los trabajadores de viña salió a advertir que a los obreros del sector no los comprende la ley del RENATRE. Sostiene que el convenio firmado por los productores con el gremio de UATRE no tiene validez.
El secretario general de la filal en San Juan de la Federación de Obreros y Empleados Vitivinícolas de Argentina, Carlos Ozán, salió a aclarar que los empleados de viñas no están alcanzados por la ley del Registro Nacional de Trabajadores Rurales y Empleadores (RENATRE) y encendió un nuevo foco de conflicto en el sector que firmó un convenio para el blanqueo de los obreros del campo hace unos días.

Ozán dijo claramente que "los empresarios de viña deben saber que tienen que respetar el convenio colectivo de trabajo 154/91, al que pertenecen todos los trabajadores de viña incluidos trabajadores temporarios del sector".

La aclaración tiene que ver con la puesta en vigencia del convenio de corresponsabilidad gremial que días atrás se firmó para San Juan y por el cual los empleadores se liberarán del problema de tener que pagar cargas sociales por los obreros que trabajen circunstancialmente en sus fincas, como por ejemplo para cosechar.

Asimismo, Ozán manifestó que "los de viña son obreros convencionados y no pertenecen a la ley 22.248 que es la ley agraria y por lo tanto su régimen laboral y sus remuneraciones y aportes patronales se rigen por el convenio firmado entre el gremio y las cámaras empresarias que es ley para las partes".

En tanto, el dirigente desconoció el alcance sobre su sector del convenio firmado para el campo de San Juan al decir que "tengo entendido que cuando vino Momo Venegas (de la UATRE), estuvieron varias cámaras vitivinícolas, pero no la Subsecretaría ni el Ministerio de Trabajo y a FOEVA no se lo convocó nunca para eso, que en definitiva lo hicieron entre el RENATRE y la UATRE y de la mano del doctor Bernard".

Reiteró que lejos de aquel acuerdo, "todos los trabajadores de viña están bajo el convenio colectivo 154/91 incluyendo a los cosechadores y lo que pasa con esta gente, es que quieren enturbiar las cosas, cuando acá no hay nada que discutir y nada que hacer, porque son trabajadores convencionales y están con el convenio de FOEVA".

Además, Ozán dijo que "lo que pasa es que se mueven por el interés de conseguir los aportes y por dinero que puedan hacer, porque ellos tienen a los empacadores de ajo o gente que trabaja sólo una temporada y hace aportes por ese lapso, mientras que los trabajadores de viña trabajan todo el año y a ellos les interesan esos aportes constantes".

Señaló que "en la actividad vitivinícola tenemos trabajadores de viña que trabajan todo el año, porque terminan la cosecha y empieza la poda, sigue la poda en verde y todos los trabajos que hacen para la preparación de la uva y cuando llega la vendimia, durante la cosecha, todas las empresas que tienen trabajadores jornalizados, los afectan a la gamela, pero en realidad están todo el año trabajando y les corresponde estar con los convenios nuestros".

"Como sabemos que por ahí viene la cosa, es que hacemos una aclaratoria para los empresarios para que no se confundan, porque a los trabajadores de viña no se los puede involucrar ni con UATRE, ni con el RENATRE, que tienen la aplicación de la ley 22.248".

Dijo que "el doctor Bernard está trabajando con RENATRE y UATRE y son los que están haciendo estas cosas y confundiendo a los trabajadores y a los empleadores" y que además "están amenazándolos a los trabajadores y en los lugares de trabajo queriendo implementarles la Libreta de Trabajo que en realidad no les corresponde".

Reconoció que "lo que pasa es que el empleador lo que busca es que le solucionen el problema que se le plantean con los trabajadores de la cebolla o del ajo que trabajan dos meses o tres y se termina, y que quiere que el RENATRE le reciba el aporte de esos tres meses y una sola vez al año, porque eso le conviene".

Respecto de los trabajadores del campo que están en negro, Ozán indicó que "lamentablemente en nuestro país en todos lados se da el trabajo en negro, porque el empleador siempre se la rebusca de una u otra manera para poderlo hacer".

"Lo estamos denunciando en la Subsecretaria y soluciones no hay o muchas de las determinaciones que toma la Subsecretaria no sirven, porque las inspecciones terminan con una multa y lo empleados siguen estando en negro", indicó el gremialista.

Por eso dijo que "este año vamos a seguir denunciando y vamos a seguir insistiendo, pero con el Ministerio de Trabajo, porque nos han prometido que van a acompañarnos en esto y como vamos a ir a las inspecciones en forma conjunta, vamos a pedir sanciones más importantes que una simple multa para que todos los trabajadores puedan estar en blanco".

Comentá la nota