El nuevo Concejo tiene 11 bloques para 22 ediles y crece el gasto político

El nuevo Concejo Municipal, que ayer encaró su primera sesión, tiene una particularidad: cuenta con once bloques sobre el total de 22 ediles que fija la última reforma destinada a mejorar la calidad legislativa y a achicar el llamado gasto político. Aunque, indefectiblemente, el flamante escenario parlamentario significará un aumento en algunas de las erogaciones que sostienen la actividad en el Palacio Vasallo. Concretamente, unos 88 mil pesos por mes en lo que hace al funcionamiento de las bancadas.
Atomización para unos, o un mapa parlamentario similar al mosaico político nacional, según otros, la maratónica sesión preparatoria que comenzó el miércoles y concluyó en la madrugada de ayer diseñó un escenario en el que el socialismo tiene nueve concejales y el radicalismo tres ediles e igual cantidad de bloques.

El justicialismo cuenta con cinco concejales y tres bancadas, al tiempo que el ARI-Coalición Cívica tiene uno con su correspondiente bloque, como el PRO y Proyecto Sur. A su vez, el Partido del Progreso Social (PPS) planta dos ediles bajo un mismo techo.

Se trata de una multiplicidad de fuerzas inédita desde la aplicación de la ley Borgonovo, que encolumnada en una demanda social apuntó a perfeccionar la actividad legislativa.

En la actualidad, cada bloque tiene un secretario, que percibe mensualmente unos 5 mil pesos, y un auxiliar, que cobra unos 3 mil, además de gastos de funcionamiento. Pero no se pagan viáticos.

Cada concejal dispone todos los meses de más de 10 mil pesos para distribuir entre asesores. El reparto del dinero varía con la cantidad de asistentes requeridos por el edil.

Un concejal percibe mensualmente unos 10 mil pesos de dieta, pero no los embolsa en limpio ya que paga el impuesto a las ganancias y los denominados aportes partidarios. También tiene la opción de aportar a una obra social y a la jubilación.

Tras el complejo proceso que desembocó en el tercer mandato consecutivo del oficialista Miguel Zamarini al frente del Concejo, acompañado por la kirchnerista Norma López en la vicepresidencia primera y el radical Jorge Boasso en la segunda, se destrabó la composición de las diez comisiones permanentes.

En cambio, la designación del nuevo jefe de la Oficina Municipal de Defensa del Consumidor y sus secretarios quedó para la semana próxima.

La comisión de Gobierno está integrada por Daniela León (UCR), Aldo Gómez (socialista), Alfredo Curi (PPS), Arturo Gandolla (Frente para la Victoria-PJ), Diego Giuliano (Rosario Federal), Boasso (Intransigencia y Renovación) y Gonzalo del Cerro (Convicción Radical).

A su par de Presupuesto y Hacienda la conforman Gómez, León, María Eugenia Bielsa (Encuentro por Rosario), Héctor Cavallero (PPS), Clara García (socialista), Oscar Greppi (ARI) y Edgardo Falcón (oficialista).

La comisión de Servicios Públicos quedó integrada por García, Curi, López (Frente para la Victoria-PJ), Fernando Rosúa (Encuentro por Rosario), Greppi y los oficialistas Pablo Colono y Manuel Sciutto. Y la de Planeamiento cuenta con Boasso, Viviana Foresi (socialista), Laura Weskamp (PRO), Bielsa, Alberto Cortés (Proyecto Sur), Sciutto y Falcón.

Superada la prolongada puja, Colono, Rosúa, Cortés, Gandolla, Greppi, Mariana Alonso (Socialista) y Gómez se incorporaron a la comisión de Ecología, mientras que la de Producción sumó a Curi, Foresi, Cavallero, López, Giuliano, Sciutto y Falcón.

A la comisión de Salud llegaron Del Cerro, Weskamp, López, Cortés, Alonso, Foresi y García, mientras que en Derechos Humanos se incorporaron Bielsa, Alonso, Gandolla, Rosúa, Colono y Orlando Debiasi (socialista).

Paralelamente, Cortés, Debiasi, Boasso, Cavallero, Weskamp, Foresi y Alonso conformaron la comisión de Obras Públicas, mientras que la de Seguridad (recientemente creada) incorporó a Gómez, Giuliano, Rosúa, León, Falcón, García y Del Cerro.

Comentá la nota