El nuevo Concejo Deliberante podría tener hasta 11 bloques

Una amplia diversidad ideológica que vaticina un escenario de grandes debates, aparece como rasgo saliente en el "nuevo" Concejo Deliberante platense que acaba de renovarse en virtud de los resultados electorales del 28 de junio último y que hará su debut este miércoles cuando se lleve a cabo una de las sesiones agregadas al período legislativo 2009. El dato saliente es que el nuevo Deliberativo podría tener 11 bloques diferentes.
Del análisis de cada una de las fuerzas y de quienes las integran surge que el nuevo Concejo tendrá un mosaico ideológico tan amplio como muy pocas veces antes se ha visto, según la opinión de memoriosos observadores. Es que habrá expresiones de pensamientos tan diversas como el ultrakirchnerismo hasta el macrismo, pasando por versiones del denominado kirchnerismo crítico, el denarvaísmo, el felipismo, la UCR y todas las diferentes visiones contenidas en los espacios que se referencian con Margarita Stolbizer y Elisa Carrió, sumados al abanico que ofrece el bruerismo con el Frente Renovador Platense.

DUDAS DEL ALAKISMO

Entre otros interrogantes de cara al nuevo período legislativo se plantea si el estado de atomización que presenta la oposición le permitirá encolumnarse detrás de un mismo criterio de voto más allá de las paradojas ideológicas que esto podría generar. Por caso, una fuente mencionó, entre otros ejemplos, la "tremenda duda" que podrían enfrentar los ediles alakistas si su "natural" postura opositora a la gestión Bruera los llevase a levantar la mano en coincidencia con el macrismo, como hasta ahora ha ocurrido con el denarvaísmo y el Ari.

"En un Concejo Deliberante se tratan problemas ciudadanos que exceden las cuestiones políticas e ideológicas", razonó un edil alakista. Sin embargo, hace unas semanas, cuando se trató un proyecto de ordenanza para tercerizar la detección y cobro de la tasa por Publicidad en la Vía Pública, todas las fuerzas del Concejo Deliberante platense quedaron envueltas en un fuerte debate -que incluyó al oficialismo- sobre la cuestión "filosófica" que planteaba aprobar la privatización de un servicio municipal, es decir, un "problema ciudadano".

En tanto, como ejemplo de lo ajetreadas que podrían ser las reuniones de labor parlamentaria -donde se acuerda el destino que tendrán luego los expedientes cuando lleguen al recinto- se adelantó que podrían llevarse a cabo entre hasta 11 diferentes presidentes de bloque, habida cuenta de la atomización que se perfila. "Históricamente no hubo más de tres o cuatro representantes de bloques en esas reuniones", reflexionó un concejal con mucha experiencia en el Concejo.

MUCHAS SILLAS

"Pacharotti va a tener que comprar más sillas", graficó una fuente al advertir que a esas reuniones podrían sentarse Amendolara por el oficialismo; Arteaga por el denarvaísmo; Chaves por el felipismo-macrismo; Sanchéz por el Ari; Duva por la UCR; Crespo por el GEN; Caferra por Nuevo Encuentro; Tangorra por el alakismo y Melzi y Caparelli por sus unibloques de extracción peronista. Y a esos diez bloques podría sumarse el de Cristian Vicent si, como lo siguen asegurando allegados al edil de UPCN, decidiese romper con el bloque bruerista y formar su propio espacio "oficialista pero crítico", según lo definen.

En el nuevo Concejo el presidente Pacharotti buscará, por su parte, el orden y la tranquilidad que no ha tenido en los últimos meses aunque sea un secreto a voces que subsisten algunos tironeos por la composición de las comisiones de trabajo más importantes como Legislación, Hacienda, Planeamiento y Transporte y Tránsito y resistencias a la designación de Valeria Amendolara como presidenta del bloque bruerista.

En ese búsqueda de un andar con menos sobresaltos, sin embargo, varias fuentes coinciden en que la Presidencia del Concejo podría chocar contra los efectos de algunas cuestiones "no resueltas". Quienes abonan esta posibilidad de nuevos cortocircuitos, miran hacia el despacho de la nueva vicepresidenta del Cuerpo, Teresa Razzari, desde donde ya se habrían planteado algunas objeciones a la designación de Alicia Genzone como secretaria Legislativa en lugar del renunciante Pablo Di Bella.

Comentá la nota