Nuevo choque entre Alperovich y Amaya.

En esta oportunidad la protagonizaron a través de Gerónimo Vargas Aignasse, referente del alperovismo y Germán Alfaro. Los dos lanzaron sus candidaturas a intendente de la Capital.
El gobernador José Alperovich y el intendente de San Miguel de Tucumán, Domingo Amaya, sólo tienen palabras de elogio el uno del otro cada vez que son consultados por la prensa respecto de la relación que mantienen. Inclusive aseguran que no hay pelea alguna y que, tanto en el aspecto personal como institucional, el clima es cordial.

Pero a medida el almanaque consume los meses, y a pesar de que todavía están por delante las elecciones legislativas del 28 de junio, los dos comienzan a mirar el horizonte y realizan movidas políticas. Una muestra más de que habrá pelea la dieron ayer dos de las principales espadas de cada sector.

Temprano por la mañana, el diputado nacional Gerónimo Vargas Aiganasse, dijo que tiene aspiraciones de pelear por la jefatura capitalina y que no comparte el estilo de conducción de Amaya. El hombre de Villa 9 de Julio es un fiel alperovichista, se reconoce como un seguidor tanto del gobernador Alperovich como de su esposa, Beatriz Rojkés de Alperovich, con quien comparte en la Cámara Baja de la Nación. Difícilmente hubiera salido a cruzar a Amaya sin un guiño de sus jefes políticos, aunque eligió hacerlo a través de un programa que se emite por Radio Universidad y no a través de la TV, de mucha mayor repercusión. Tal vez fue un globo de ensayo, pero no tardó en encontrar respuestas.

Germán Alfaro, también diputado nacional y alfil de Amaya, expresó apenas un par de horas después que él tiene también aspiraciones de suceder al intendente en su cargo, "para continuar con la obra de recuperación integral que está realizando". Eso sí, Alfaro quien fue concejal, legislador provincial y secretario de Gobierno de la Municipalidad, dijo que la única posibilidad de que retroceda es sus intenciones es que Amaya desee continuar en el cargo, aunque estimó que Amaya debe aspirar a un espacio "con otras características y de mayor envergadura". No dijo cuál es el cargo en cuestión, pero se entiende que por encima del intendente de la Capital sólo está la gobernación.

Esto abre otro interrogante, ya que en el alperovismo entienden que podrían encontrarse con fallos judiciales contrarios a una tercera gobernación consecutiva de Alperovich, con lo cual tienen tres alternativas, o modifican nuevamente la Constitución, dan la pelea judicial o postulan a Beatriz Rojkés de Alperovich, quien de esta manera y en caso de ganar la gobernación debería dejar la segura banca que conseguirá en el Senado de la Nación en junio, y sería reemplazado por su marido.

Alfaro también dijo que no tiene temor alguno en enfrentar una interna dentro del Partido Justicialista con Vargas Aignasse para definir la candidatura a intendente.

Comentá la nota