El nuevo centro de investigación criminal le costará al Municipio cerca de 75 mil dólares

El Concejo Deliberante deberá acordar la reasignación de recursos y la planificación para el próximo presupuesto. Aseguran que pondrá a Junín "a la cabeza" en la materia.
El proyecto para comenzar un Instituto de Investigaciones Criminalísticas y Científicas Forenses en Junín avanza. La prueba más elocuente es que ya se habla de números.

El Concejo Deliberante comenzará a estudiar el proyecto para financiar la institución que demandará al Municipio un gasto de 75 mil dólares. Implicará por eso una reasignación de partidas y la planificación para el próximo presupuesto.

Ayer fue la primera reunión en la que los concejales escucharon detalles sobre el proyecto de parte del fiscal general, Juan Manuel Mastrorilli, y al secretario de Seguridad, Damián Itoiz.

Luego, hubo una conferencia de prensa en la que participaron Pablo Petraglia, presidente del cuerpo deliberativo local; Magdalena Ricchini, edil; Mastrorilli e Itoiz.

"Este instituto pondrá a Junín a la cabeza de la investigación criminal y de ciencias forenses. Será un beneficio para el Poder Judicial y el Ministerio Público. Es un proyecto a considerar por la trascendencia", dijo Petraglia.

Mastrorilli, en tanto, destacó que responderá a otros departamentos judiciales además del de Junín. El proyecto incluye laboratorios de anatomía patológica, genética, criminalística y una morgue.

La iniciativa se encuentra avanzada: hay personal que ya fue designado. "Resta que entren en posesión de sus cargos y algunos trámites administrativos", explicó Mastrorilli.

"Ya fueron nombrados la directora de la morgue, peritos genetistas, peritos en criminología y un perito radiólogo que trabaja con el médico forense", desarrolló.

Apoyo interdistrital

Según Mastrorilli, no sólo se usarán fondos de Junín. "Dada la envergadura del proyecto, se busca la colaboración de otros municipios que pertenecen al Departamento Judicial Junín", explicó.

Para el fiscal general, es importante ya que, entre otros beneficios, se acortan los tiempos en las investigaciones judiciales. "Se eliminan, por ejemplo, lo que se llama cadena de custodia que es el traslado de las distintas muestras. Además permite que peritos y fiscales puedan tener un contacto más directo", explicó.

Primero comenzaría a funcionar el laboratorio de genética porque es el que está más avanzado. Luego llegaría con la morgue. "Y en cuanto al área de criminalística es poco lo que hace falta, más allá de los insumos", terminó el fiscal.

Comentá la nota