El nuevo canje de electrodomésticos asoma con más dudas que ventas

El nuevo canje de electrodomésticos asoma con más dudas que ventas
El plan canje de electrodomésticos recientemente anunciado por el gobierno nacional está generando más dudas y consultas que compras. Al igual que con el plan para renovar heladeras, la iniciativa se está haciendo rogar en Rosario, donde sólo dos empresas la están aplicando mientras las demás insisten en que no tienen información. Incluso las sucursales de dos cadenas nacionales, por el momento estarían destinando esas ofertas sólo a sus clientes de Capital y Gran Buenos Aires.
Como una suerte de continuidad del canje de heladeras instrumentado a finales del año pasado, el nuevo plan lanzado por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner permite acceder a la compra de calefones, termotanques, cocinas y lavarropas con descuentos de hasta el 50% del valor de mercado. Según el anuncio del 29 de enero, el proyecto involucra a productos de primeras marcas como Universal, Volcán, Longvie, Orbis, Domeq, Escorial, Patrick, MG y Gafa.

Acá no hay. Una recorrida de La Capital por comercios de venta de electrodomésticos arrojó que la aplicación del plan canje no tiene mucho quórum. No tanto de los clientes, que no dejan de acercarse a pedir información, sino en los propios negocios que en su mayoría parecen estar más dispuestos a seguir vendiendo en los términos de siempre, en función de las ofertas y promociones que ya venían instrumentando.

    "No estamos haciendo declaraciones oficiales al respecto", dijeron misteriosamente desde el área de marketing de la firma Garbarino, en Buenos Aires, aunque ofrecieron la información aparecida en una solicitada en un diario porteño en la que esta y otras cinco empresas destacaban el "éxito del plan de renovación de electrodomésticos" implementado desde el gobierno. Mientras, resultaba imposible conocer detalles acerca de su aplicación en las sucursales de Rosario.

   Más directos, los vendedores de Frávega —otra firmante de la solicitada en cuestión— respondían "acá no se aplica". Al insistir en que la firma había hecho pública su adhesión, se aclaraba que "aún no llegaron instrucciones al respecto", mientras se sugería por lo bajo que estas promociones, tal vez por cuestiones de stock, sólo estarían disponibles para clientes porteños y bonaerenses.

   Por su parte, en otros comercios también dijeron no manejar información sobre el plan. En Ortiz y Ortega indicaron que meses atrás se implementó un canje de heladeras, pero "con una fábrica local, nada que ver con el gobierno", al tiempo que pusieron en duda la operatividad de la propuesta gubernamental a raíz de la escasez generalizada de stock.

   En Rosario Confort confiaron que los clientes se acercan a preguntar, pero no hay datos para responderles. "Dicen que tal vez se sepa algo más en 15 o 20 días", sostuvo un empleado del lugar, que no descartó que la oferta pase "toda por Buenos Aires".

Más consultas. "El plan canje de heladeras funcionó", confió un vendedor de una sucursal de Megatone, aunque aclaró que "hubo muchísimas más consultas que ventas; por cada ocho personas que vinieron a preguntar se deben haber cerrado dos operaciones". En cuanto al stock de productos, el empleado señaló que no hubo problemas aunque en estos momentos no había existencia de una de las marcas.

   Respecto de la aplicación del nuevo programa, aunque no pudo brindar detalles aventuró que, tal como se hizo con las heladeras, se recibirán las consultas en una lista de espera para llamar a los interesados a medida que ingrese el stock. Al parecer, a la firma le interesan las ventas que les puede acercar estos planes, aunque tal vez no les deje el margen habitual para estos productos.

   Otro comercio donde acercarse por un canje y no retirarse con las manos vacías en Rosario es la cadena Carrefour, donde confirmaron que el plan se está aplicando "en todo el país" y el stock se maneja en función de la demanda. "A medida que se terminan los productos se solicita la reposición a Buenos Aires", confió un encargado que calculó que, en casos de demora, "por suerte hasta ahora nunca fue de más de 4 o 5 días".

Mejor no. En Bonesi, una cadena con 50 locales en todo el país, el canje de heladeras se aplicó pero con poco éxito, al menos en Rosario. Así lo sugirió el gerente del comercio de la peatonal Córdoba, Juan Tomasetti, al explicar que "no anduvo porque había mejores ofertas por muy poca diferencia y sin entregar el artefacto usado". Eso sumado a las dificultades para recibir los equipos por parte de las fábricas diluyó las expectativas.

   En cuanto al nuevo plan, "todavía no hay información" ni tampoco tantas consultas. "Con las heladeras vino mucha gente a preguntar, pero ahora no tanto. Tal vez muchos hayan pensado que esto del canje no es tan ventajoso", consideró Tomasetti.

Ahora sí. Como otras casas de la ciudad, Calatayud ofrece un plan canje no oficial en el rubro de aires acondicionados. En cuanto al programa del gobierno, no se pudo instrumentar hasta ahora porque recién la semana pasada llegaron heladeras para vender en esas condiciones.

   Así, quién sabe si en unos meses esta y otras empresas de venta de electrodomésticos de la ciudad podrán ofrecer el plan canje de termotanques y lavarropas sobre el que en estos días casi no tienen datos, más allá de una intuición: la clientela de Capital y Gran Buenos Aires parecen rankear mejor a la hora de las prioridades.

Comentá la nota