Un nuevo atentado de Al Qaeda deja al menos 45 muertos en Irak

Una explosión en la ciudad santa de Kerbaka, debida al lanzamiento de un proyectil de mortero, durante un rito religioso. Alrededor de 150 personas resultaron heridas
Un nuevo atentado dirigido contra los chiítas causó ayer al menos 45 muertes y unos 150 heridos en Kerbala, en el último día de una peregrinación a esa ciudad santa del chiísmo situada 110 km al sur de Bagdad. Una fuente del Gobierno iraquí había dicho poco antes que se trató de dos coches bomba.

Cuando más de un millón de peregrinos comenzaba a abandonar la ciudad, un obús de mortero cayó sobre la multitud, dijeron testigos. El proyectil fue disparado desde una región agrícola situada al noreste de Kerbala y cayó en Kantarat al Salam, a 3 km al este de la ciudad. Se cree que el ataque fue perpetrado por la red iraquí de Al Qaeda.

Otros dos atentados, el lunes y el miércoles, en los que actuaron kamikazes, causaron más de 70 muertes y al menos 250 heridos durante la celebración en Kerbala, que marca el aniversario del 40º día de la muerte de Hussein, figura emblemática del chiísmo, caído hace 13 siglos en una batalla que debía simbolizar el principal cisma del islam.

Comentá la nota