Nueve muertos por enfrentamientos con FARC

Los cruces en el norte y el sur de Colombia entre policías y militares con la guerrilla provocaron la muerte de dos rebeldes, cuatro militares y tres policías. El fin de semana habían muerto otras dos personas
Nueve muertos, igual número de heridos y un militar desaparecido dejaron como resultado enfrentamientos del Ejército y la Policía con grupos guerrilleros en el norte y en el sur de Colombia.

Un oficial y cuatro soldados que se encontraban desaparecidos en el marco de un enfrentamiento con las FARC en el departamento de Guaviare, ubicado al sur del país, aparecieron en la tarde de este martes, según comunicó el comandante de las Fuerzas Militares, general Freddy Padilla de León.

El mando militar aseguró que los uniformados "se encuentran en excelentes condiciones para el cumplimiento de la misión" que desarrollan e indicó que "las tropas continuarán el esfuerzo de búsqueda, en aras de localizar al soldado profesional con el que no se ha establecido comunicación".

Por su parte, el ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, dijo que los combates entre la Fuerza de Tarea Omega -que se encarga de coordinar la estrategia contrainsurgente "Plan Patriota" (financiada por los Estados Unidos a través del Plan Colombia) en las selvas del sur del país- y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) se intensificaron desde este lunes.

Santos declaró que en una primera acción militar fueron abatidos dos rebeldes y que los guerrilleros atacaron con granadas a los soldados que fueron comisionados para recoger esos cadáveres. En este hecho murieron cuatro militares, uno resultó herido y uno más permanece desaparecido.

El ministro también confirmó que en un bombardeo fue herido de gravedad Édgar Salgado, alias "Cadete", un líder de las FARC considerado como el sucesor de Tomás Molina, alias "Negro Acacio", abatido en septiembre de 2007 y acusado de dirigir por varios años los negocios del narcotráfico dentro del grupo rebelde.

Por otra parte, tres policías murieron y siete sufrieron heridas durante un ataque en el caserío de Buenavista, en el caribeño departamento de Bolívar (norte), donde al parecer actuaron de forma coordinada miembros de las FARC y del Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Desde el pasado fin de semana las FARC han recrudecido sus ataques, principalmente en los departamentos de Cauca y Caquetá (sur), donde murieron dos personas y siete resultaron heridas.

Comentá la nota