Nueve millones de pesos es lo que deben los regantes a la provincia

San Luis agua será la entidad encargada de cobrar la millonaria suma que deben los regantes en estos últimos 11 meses.
Desde que fue declarada la emergencia hídrica en la provincia y puesto en funcionamiento la organización Aguas San Luis, Sociedad del Estado, los funcionarios detectaron, que en lo que va de 2009, los regantes le deben al Gobierno, por el consumo de agua cruda, unos nueve millones de pesos.

El presidente de la asociación Daniel Woscoboinik, informó que esta semana comenzarán a cobrar la millonaria deuda, y a rearmar el nuevo padrón de regantes, ya que en las últimas tres semanas detectaron numerosas conexiones clandestinas en los acueductos de la provincia.

Woscoboinik dijo que el monto de la deuda corresponde a los regantes empadronados "pero hay un montón que no lo están", por esa razón ya recorren los canales para detectar a los infractores.

Para ello la organización contará con una herramienta fundamental: la Policía del Agua. El funcionario señaló que están en la fase de armado del área, y que la tienen que dotar de los "insumos y vehículos necesarios para que puedan salir al terreno a inspeccionar todos los acueductos".

Explicó que los vehículos estarán equipados con GPS, los que les permitirá marcar satelitalmente la ubicación exacta de las bocas de extracción de agua, tanto de las que están empadronadas como las ilegales. "Esto nos permitirá solicitarles a los regantes o ganaderos que regularicen su situación al empadronarse y pagar la multas correspondiente" por haber sacando agua cruda sin permiso durante todo estos meses.

Woscoboinik dijo que todas las acciones que lleva adelante la organización cuentan con el aval del gobernador Alberto Rodríguez Saá. Y señaló que no sabe cómo será la reacción de los regantes cuando comiencen a recibir las "boletas abultadas" de lo que le deben al Estado, pero garantizó que en "algunos casos pueden que les otorguemos planes de pago".

En referencia a los regantes de La Florida, dijo: "No pueden estar más conectados al acueducto, van a tener que hacer las obras necesarias para acoplarse al de Río Grande, regularizar su situación y esperar que pase la emergencia hídrica para regar, porque mientras esté, ni siquiera de este acueducto van a poder utilizar el líquido. Eso es determinante, porque es de uso humano exclusivo", sentenció Woscoboinik.

El funcionario dijo que no puede precisar la cantidad de exacta de regantes: "Ese dato todavía no lo podemos dar con precisión porque el padrón tiene un alto porcentaje de error. Esa es una de las cusas, porque la Dirección Provincial de Ingresos Públicos no cobró el suministro en todo el año".

Comentá la nota