En nueve meses, la exportación de servicios profesionales generó más de 3.600 millones de dólares

Alcanzó el segundo lugar en el ránking de ventas al exterior. Sólo fue superado por las harinas y pellets de soja. Relegó a la industria terminal automotriz, de aceites, y a la colocación de poroto de soja, trigo o maíz.
La retracción de la economía mundial no afectó la generación de divisas por parte de una de las principales industrias sin chimeneas. La informática, como la actividad de profesionales de la arquitectura, contadores y abogados y técnicos ingresaron en nueve meses u$s3.615 M, mientras que las importaciones de ese tipo de servicios sólo llegaron al equivalente a u$s1.438 millones.

Si bien las exportaciones de servicios de informática e información, juntamente con los profesionales y técnicos y los personales vinculados con la cultura y la recreación apenas se elevaron entre enero y septiembre en 2,4%, sobresalieron en comparación con la retracción de 25% que en ese período acusó la venta al exterior del conjunto de bienes, frente a similar período de un año atrás.

De este modo, los u$s84 millones adicionales que aportó este sector al balance de pagos con el resto del mundo, se sumaron al ya tradicional saldo positivo que esta industria aporta, con u$s2.176 M en los primeros 9 meses de 2009, el cual contrasta con el desequilibrio del conjunto de los servicios de u$s505 millones en ese período.

Tipo de cambio y algo más

Amén de las reconocidas capacidades y potencialidades de los profesionales que se desempeñan en el país, se destaca que el principal impulsor de las exportaciones de esos servicios, no sólo a América Latina, como era habitual, sino a países de Europa y Oriente, fue la política de tipo de cambio alto que adoptó la Argentina desde el abandono de la convertibilidad del peso.

Y aunque en el último año los ajustes salariales llegaron a superar el ajuste de la paridad cambiaria que en valores nominales siguió el Banco Central, los datos de la Balanza de Pagos que difundió el Indec, permitieron comprobar que esta rama de los servicios alcanzó en 2009 el segundo lugar como principal generador de divisas.

Sólo superó en el primer nonestre del año la marca de exportaciones por u$s3.615 M, la venta de harinas y pellets de la extracción de soja con u$s6.287 M. Atrás quedaron los u$s2.561 M logrado por los despachos de aceite de soja, los u$s2.749 M de las terminales automotrices, u$s1.734 M de aceites de petróleo, u$s1.664 M de los porotos de soja y u$s1.188 M del maíz.

Un tipo de cambio alto determina que el valor de los servicios profesionales convertidos a dólares, euros, u otra divisas se reduzca sensiblemente, fenómeno que no ocurría en los tiempos de la convertibilidad, donde la fortaleza del peso había dejado fuera de competencia a gran parte de los estudios profesionales, en particular de aquellos y medianos y pequeños que no tenían entidad como para hacer prevalecer sus dotes técnicas sobre el costo de contratación.

Comentá la nota