Las nuevas sociedades tras la ruptura del ACyS

Elisa Carrió va a conformar un nuevo partido político dominado por el ARI. Margarita Stolbizer va a convertir a su partido provincial, el GEN, en nacional. Ambas socias en la Coalición Cívica han firmado el divorcio, y planifican su futuro por caminos separados.

La UCR se encuentra mejor tras las elecciones: ganó en Córdoba y recuperó te-rreno en otras provincias. Desconfía de Julio Cobos, pero entiende que el vice es el único candidato posible a la Presiden-cia. No va a perder la oportunidad de recuperar el poder, aun a costa de tener que resignar algunas prendas a manos del ambicioso ex gobernador de Mendoza. Este, a su vez, convertido en el protagonista de la historia, negocia con todos los sectores su ascensión a la jefatura ocupada hoy por Cristina Fernández.

El Acuerdo Cívico y Social, conformado por el ARI, el GEN, la UCR, el socialismo y el Confe, adquiere nuevas formas. Aunque todavía no están definidas de manera absoluta, se pueden ver los equipos que se están probando.

El partido de la Coalición es el nombre que Elisa Carrió dará a su nueva formación. Sabe que en la batalla por la candidatura presidencial perdió de antemano con el exultante Cobos. Igual anticipa que dará la pelea. Las posibilidades son varias. Una, que su flamante partido se convierta en un espacio testimonial, con una afluencia electoral no superior a los diez puntos, suficiente para sostener legislado-res en el Congreso. Otra, que se reponga, logre un acuerdo con la UCR y se rearme para 2011.

Lo más seguro hasta la fecha es la gran desconfianza que la gente del ARI siente por una buena parte de la sociedad del Acuerdo Cívico. "Estamos convencidos de que hay un sector importante de la UCR, y Margarita que están promoviendo la figura de Cobos, y empujando a Lilita a una interna mentirosa, sobre la base de la buena imagen con que cuenta hoy el vicepresidente. Nosotros no vamos aceptar esta encerrona", afirma, con vehemencia, uno de los laderos de Carrió.

En el ARI todos aseguran que "lo de Lilita Presidente es irrenunciable".

La situación de Stolbizer, en cambio, corre por otros carriles. La electa diputada nacional ha descartado volver a competir en la Provincia, ya que considera que Francisco de Narváez le ganaría la pulseada. En cambio, prefiere jugar un lugar en la Nación. Convencida del futuro triunfo de Cobos, apuesta a ser la vicepresidenta. Para esto ampliará el margen de su partido, y jugará las internas que sean necesarias. Aunque deberá reforzar su nivel de conocimiento popular, si bien cuenta con una buena imagen y un alto nivel de credibilidad. Su posición, algo victimizada frente a la desbordada Carrió, la deja parada en un lugar más simpático ante la opinión pública.

Otro de los actores de esta puesta en es-cena es la UCR. En diciembre deberán elegir la nueva conducción del comité nacional, y en esa puja se van a mostrar las garras los sectores más "acuerdistas", como Gerardo Morales (actual titular), Ricardo Alfonsín y Daniel Salvador (presidente del comité Provincia), quienes resisten el ímpetu del cobismo, contra los que apuestan a la candidatura presidencial del vice, como los ortodoxos Enrique Nosiglia y los jefes de bloque de la Nación, el diputado, Oscar Aguad y el senador Ernesto Sanz, entre otros. "Después de muchos años los radicales tienen la posibilidad de volver al poder, y no son tontos", dice un operador político del sector. "Por más que puteen, saben que el único que mide es Cobos"

-¿Y Elisa Carrió?, se le pregunta a un diputado radical muy cercano a los sectores ortodoxos. "Está herida y, por las actitudes que toma, se está autoexcluyendo; decididamente ha quedado fuera de carrera", asegura.

El futuro jefe del comité Nación saldrá de los nombres de los delegados provinciales (cuatro por Provincia), y allí tienen pocas chances los bonaerenses (Miguel Bazze, Patricia Panzoni, Nestor Fleitas y Titi Martínez), ya que no cuentan hoy con el aval suficiente. Esto descarta a Ricardo Alfonsín, quien había sido mencionadao como posibilidad.

Respecto del cobismo, el vicepresidente está embarcado en su candidatura presidencial. Apuesta a contar con la estructura de la UCR, tentada por su alta aceptación pública, y el apoyo de sectores del PJ. Sucede que Julio Cleto reconoce los temores que el partido genera en la gente, y teme que Mauricio Macri le birle la presidencia en una posible segunda vuelta (así lo marcan las encuestas que le han acercado). Por eso tuvo reuniones con Felipe Solá (que está armando un justicialismo federal muy lejos del PRO) y se encuentra más alejado de Francisco de Narváez, quien jugará decididamente con Macri. La incognita hasta ahora es la provincia de Buenos Aires, donde no se visualizan grandes candidatos.

Aseguran que Cobos mira con interés la trayectoria de Stolbizer en el territorio, y hasta podría convencerla de jugar nuevamente en el suelo bonaerense.

"Todo puede suceder", dicen los mismos protagonistas de esta comedia de enredos.

La nota completa en esta edición de revista La Tecla.

Comentá la nota