Nuevas revelaciones sobre Gaza

Según una investigación publicada ayer por el diario Haaretz, el ejército israelí habría dado órdenes a sus soldados de disparar contra los socorristas durante el ataque a la Franja. El ejército lo desestimó porque se trata de una orden sin firma.
La Operación Plomo Fundido sigue levantando polvareda en Israel. Según una investigación publicada ayer por el diario israelí Haaretz, el ejército de ese país habría dado órdenes a sus soldados de disparar contra los socorristas de los servicios médicos palestinos durante los 23 días que duró la reciente ofensiva sobre la Franja de Gaza. La semana pasada, Haaretz publicó en exclusiva un reportaje en el que diversos soldados que participaron de la invasión a Gaza confesaban asesinatos a sangre fría de civiles que tuvieron lugar al interior del enclave palestino.

El artículo publicado por la periodista Amira Hass, corresponsal en Gaza del matutino de Tel Aviv, se inscribe en una amplia investigación realizada por ese diario. Según informa Hass, una hoja manuscrita en hebreo titulada “Evaluación situacional” fue hallada al interior de un hogar ocupado por las tropas durante la ofensiva cerca de Jabalia, al norte de la Franja de Gaza. La nota contendría la siguiente frase: “Reglas de enfrentamiento: disparar sobre los socorristas, pero no sobre mujeres y niños”.

El pedazo de papel que, según le dijo a la periodista una fuente militar israelí, podría ser un parte diario para distribuir entre un grupo de soldados rasos, fue descubierto por un investigador de campo del Centro Palestino para los Derechos Humanos en la casa de la familia de Sami Dardone, ocupada por las tropas durante su estadía en Gaza para emplazar allí a sus francotiradores.

En la nota manuscrita puede leerse un resumen diario de acontecimientos así como consideraciones sobre un posible alto el fuego que efectivamente ocurrió el 18 de enero. El ejército israelí, por su parte, desestimó hacer cualquier análisis de lo escrito en la nota, ya que ésta no se encuentra firmada. “Las fuerzas armadas de Israel consideran que no se trata de un documento oficial, ya que no se encuentra firmado por un mando concreto. El ejército no puede comentar fragmentos de frases anotadas en un trozo de papel”, señaló un comunicado emitido ayer.

No obstante, el comportamiento de las tropas israelíes no deja de copar el foco de atención por estos días, al punto de que el tema ya llegó a las pantallas de TV. El canal 10 de la televisión local aportó lo suyo al debate, al transmitir el sábado a la noche un documental en el que se discutió una nota redactada por un oficial del ejército para distribuir entre sus hombres a cargo, la noche anterior al lanzamiento de la operación Plomo Fundido.

Entre las frases utilizadas por el militar hubo algunas que llamaron la atención, en las que se arengaba a la tropa en los siguientes términos: “Vamos a la guerra: esto ya no es una simple operación de rutina. Quiero agresividad. Si encontramos a alguien sospechoso en el interior de una casa, lo bajamos. Si una casa es sospechosa, la derrumbamos”. El parte concluye con la siguiente frase: “No puede haber duda alguna al respecto. Si ha de haber errores, que sean sobre sus vidas, no las nuestras”.

El ejército israelí insistió en minimizar los hechos. Ayer, un alto mando declaró a Haaretz que el ejército israelí continúa adherido a altos estándares morales que rigen el comportamiento de sus tropas en el terreno, y que la serie de declaraciones y testimonios estarían magnificados. “Los reportes han sido exagerados y cualquier desviación de nuestros estándares morales será debidamente investigada y castigada”, aseguró el militar, cuyo nombre no es mencionado.

Comentá la nota