Las nuevas obras en el riacho He Hé se ejecutarán sobre 110 kilómetros.

Impacto directo para más de tres mil productores de esa región.
Las obras de limpieza de cauce y de control lanzadas anoche por el gobernador Gildo Insfrán en Riacho He Hé se extienden a lo largo de 110 kilómetros, con una inversión de 35 millones de pesos y en el tramo comprendido entre las localidades de Frontera y Apayerey, pasando por Loma Hermosa y Tres Lagunas. Impacto directo para más de tres mil productores de esa región con alto potencial productivo, es una de las facetas salientes de la obra.

Estos trabajos tienen por finalidad permitir un manejo racional de las aguas derivadas desde el riacho El Porteño y las que son producto de las lluvias que ocurren en la cuenca del riacho a lo largo del cual existen propìetarios minifundistas que disponen de tierras muy aptas para el desarrollo de cultivos frutihortícolas, sobre todo de frutos tropicales, que sufren los efectos del déficit de aguas tanto para el consumo humano cuanto para el funcionamiento de sistemas de riego controlados.

El primer tramo arranca en Frontera y se extiende sobre 40 kilómetros hasta la zona de Loma Hermosa tras pasar por la localidad de Riacho He Hé; el segundo se extiende desde Loma Hermosa hasta Tres Lagunas a lo largo de 40 kilómetros e involucra a once obras de control y el tercero comienza en la colonia Villa Hermosa perteneciente a Tres Lagunas hasta la estancia Caá Guazú en la zona de Apayerey, departamento Pilagá sobre una longitud de 30 kilómetros y quince obras de control.

En los tres tramos, las obras demandarán un término de ejecución de 360 días corridos.

Dentro de esta obra se prevé la ejecución de quince obras de control cada una de las cuales permitirá la regulación del paso de un volumen de aguas de 5 metros cúbicos por segundo.

Las obras de arte serán construidas de hormigón armado, todas fundadas en el lecho original del riacho he Hé, previo saneamiento y reemplazo de suelos expansivos por suelos seleccionados aptos tratados con cemento.

Se explicó que cada obra de arte dispondrá de diferentes tipos de compuertas según el grado de importancia y necesidad de retener el agua a determinadas alturas, en las diferentes localizaciones de las colonias.

Cabe aclarar que los diferentes tipos de compuertas serán accionados por distintos mecanismos de izajes, según el tipo de compuertas que se utilice.

Cada obra constará de una embocadura y otra de desembocadura. En las embocaduras se ejecutarán las plateas y estructuras de alojamiento de recatas para la compuerta y mesa de apoyo para las estructuras metálicas de izaje.

En la desembocadura, entretanto, se construirán el cabezal, alas y plateas de hormigón armado con un disipador de energía al extremo de descarga sobre las protecciones con colchones, colchonetas y gaviones.

Terraplén de cierre

Un dato interesante es el que señala que las dos márgenes del riacho He Hé y la obra de control a construir quedarán unidas por un terraplén de cierre que se construirán con suelos aptos a estos fines, permitiendo que los pobladores puedan contar con vías de conexión y circulación hacia sectores separados actualmente por el cauce.

Sobre dicho terraplén se ejecutara un enripiado de quince centímetros de espesor y un ancho mínimo de seis metros.

Otro detalle explica que en cada una de estas obras a realizarse en los tres tramos se realizara la limpieza del cauce del riacho He Hé agua abajo y arriba en un ancho promedio de 20 metros y una profundidad media de un metro.

Los suelos residuales de las limpiezas del cauce serán retirados a los bordes de las barrancas para evitar que obstruyan el normal escurrimiento de las aguas.

Las compuertas de acero y todos los elementos mecánicos serán protegidos con esquemas de arenados y la aplicación de pinturas especiales.-

Comentá la nota