Dos nuevas estaciones en el subte A

Tras varios anuncios fallidos, esta semana aseguran que comenzarán a correr los trenes hasta Puán y Carabobo
odo indica que, finalmente, la semana próxima la línea A de subterráneos comenzará a prestar servicio hasta Flores, luego de que el gobierno porteño inaugure, pasado mañana, las obras de las estaciones Puán y Carabobo.

"Que llegue el subte a dos estaciones de densidad poblacional como éstas beneficiará el tránsito de la ciudad y los tiempos de transporte de un conjunto de población importante. Estamos avanzando en nuestra intención de hacer una ciudad más amigable. Al desarrollo urbano lo pensamos como sostén físico del desarrollo humano", dijo a LA NACION Daniel Chain, ministro de Desarrollo Urbano porteño.

Hace dos meses, se especuló con que la inauguración del servicio hasta Flores se aplazaría hasta 2009 por demoras en la puesta en funcionamiento del nuevo sistema de señalización en el tramo ya existente de la línea A.

Sin embargo, el fin de semana pasado, la línea que corre por debajo de las avenidas de Mayo y Rivadavia estuvo detenida para dicho cambio.

Así, ya está todo listo para empalmar el nuevo sistema de señales instalado en el tramo viejo -que une Catedral con Primera Junta- con la tecnología empleada en el sector nuevo.

Según Chain, las empresas responsables del sistema de señales -un software que controla la localización de los coches y les habilita el paso por las vías- y de la explotación del servicio, Almston y Metrovías, respectivamente, le han asegurado al gobierno de la ciudad que los trenes estarán en condiciones de correr en los días siguientes a la habilitación oficial de las estaciones.

Más allá de la foto

Sobre esta base, sostienen que no será una inauguración "para la foto", como ocurrió cuando el ex jefe de gobierno Jorge Telerman dejó habilitados los túneles de la línea H, durante la campaña electoral del distrito de 2007, pero sin los correspondientes servicios de subte para los usuarios.

"Martes o miércoles", especificaron otras fuentes del Ministerio de Desarrollo Urbano como la fecha prevista para que la línea A llegue hasta Flores.

Pero, si bien es probable, nada está asegurado. LA NACION pudo saber que restan dos pasos administrativos sin los cuales Metrovías no llevará los coches hasta Puán y Carabobo. Primero, Almston debe entregar a Subterráneos de Buenos Aires (Sbase) una "carta de liberación", una especie de constancia de que el sistema de señales queda liberado para su uso porque no presenta inconvenientes.

Una vez que se concrete este acto, Metrovías debe firmar un convenio con Sbase.

Es cierto que todo esto puede concretarse en 24 horas. Pero ningún proceso está ajeno a que surja algún inconveniente.

Si finalmente se logra extender el servicio de la línea A hasta Flores la semana próxima, la fecha de inauguración habrá sido rectificada seis veces.

La habilitación del nuevo tramo había sido originalmente anunciada para noviembre de 2007; después, se postergó para enero de este año. Pero, enseguida, el trámite fue aplazado para "agosto o septiembre" pasado, sin mayores precisiones.

Vencido el plazo, se habló primero de noviembre y, por último, de "fines de año".

Hace dos meses se informó que, por problemas en las pruebas del sistema de señales, quedaría pendiente hasta el 5 de enero de 2009.

Según datos oficiales, la línea A transporta por día hábil unos 216.000 usuarios y un total anual aproximado de 45 millones de pasajeros. La extensión desde Primera Junta hasta Carabobo agregará a la linea actual 1250 metros, con lo que completa un recorrido de 9 km.

Comentá la nota