Nuevamente hubo problemas con el tanque de 42 y 23

El agua de red se contaminó por la introducción de palomas en el depósito de 42 y 23. El inicio de la dificultad fue la voladura de la tapa del tanque. Un descuido sin explicación...
En enero donde el problema del agua se volvió a reiterar. Pero esta vez por contaminación bacteriologica. Pastillas pota- bilizadoras, problemas gastrointestinales (no graves) y un masivo susto de la población fueron las características predominantes.

Todo se habría desencadenado por la voladura de la tapa del tanque de agua de calle 42 y 23 el día de la tormenta a principios de enero. En la planta de almacenamiento habrian ingresado un número no estimado de palomas.

Días después un barrio se quedaba sin agua en cercanías de 58 y 13. Los trabajadores de Obras Sanitarias encontraron a dos palomas obstruyendo el sistema en 58 y 16. Según se pudo saber fue testigo de esta circunstancia el concejal justicialista, Pablo Ansaloni.

En otros puntos de la ciudad también habrían aparecido restos de estas aves en las cañerías.

La pregunta del millón es en el lapso que corre desde que aparecieron las palomas, hasta que se desató la problemática (pudieron pasar diez o más días) nadie subió al tanque de agua a verificar si estaba todo correcto. ¿Por qué no se realiza esta operación todos los días?.

La segunda pregunta es ¿Cuándo se va a limpiar el tanque?. Según tenemos entendido hace más de treinta años que no se realiza la maniobra. El lecho del mismo tiene lodo petrificado y arena y aunque según los "entendidos" no tiene peligro de contaminación cada vez tiene menos capacidad.

Sin embargo limpiar el tanque sería imposible. Se requeriría una grua especial para bajar toneladas de lodo y arena, y la ciudad mínimo tendría que estar cuatro o cinco días sin agua. Técnicamente sería mejor realizar la obra de otro tanque o descentralizar el servicio de red.

Sin embargo, la limpieza del tanque no se realiza desde hace más de 30 años tratando de sacar el barro del fondo.

Además hace 20 años que no se limpia por rebalce del mismo para sacar la suciedad más liviana. Toda una irresponsabilidad y dejadez y más cuando funcionarios de niveles superiores provinciales indican que el agua de Colón esta bien. Estas declaraciones se asemejan como si a nuestra ciudad le dieran un premio por no contaminar, cuando tenemos un basural a cielo abierto y las cloacas vuelcan directamente al Canal Colón.

La hipótesis

¿Qué pasó para que se con- taminrará el tanque? El día de la tormenta al pararse las bombas de los pozos y vaciarse el tanque habría arrastrado a las palomas que estaban en el sitio ¿Desde hace mucho tiempo? Nadie puede afirmarlo o desmentirlo debido a que hay registros de subir al mismo y que consta que es revisado diariamente.

Lo publicado por Colón Doce

En los archivos de Colón Doce existe una veintena de notas hasta el 2009 donde nos rferimos al tema, tratando de prevenir lo sucedido. El 13 de diciembre de 2003 escribimos en la edición gráfica semanal "Por otro lado, hace un mes desde dos barrios se denunciaron decenas de casos de diarrea y en la población "círculo" el fantasma del agua.

En este sentido, no pudimos "perforar" el secreto sobre el estado bacteriológico del vital líquido en el momento de los casos de diarrea, aunque todo indica que existe una posibilidad cierta de que pudiera tratarse de una contaminación.

Por otro lado, los pozos de agua estarían descuidados y no existe un registro diario de la clorinación del agua que consumimos.

El cloro es fundamental para combatir cualquier tipo de contaminación bacteriológica

Una semana después publicamos "El gobierno municipal que recién inicia su mandato debe tener la prioridad de solucionar la mala calidad del agua que consume diariamente la población.

En el presente y por distintos motivos, entre los que se encuentra la falta de reflejos para solucionar los problemas prioritarios que tuvo el gobierno saliente, existe la posibilidad de contaminación bacteriana del agua.

El tema es complicado, pero es nuestro deber hacerlo entendible y que algunos conceptos básicos deban ser manejados por el consumidor. El agua es extraída de distintos pozos.

En deposito el agua es clorinada para evitar cualquier posible contaminación.

El agua "curada" es provista desde el tanque a la red y es el líquido que consumimos a diario.

Se debe resaltar (es muy importante) que el agua recorre toda la red en la planta urbana, y retorna al lugar de salida (tanque de 42 y 23) a la denominada "última canilla del sistema" y que esta situada en el interior de la construcción donde se asienta el tanque de Obras Sanitarias. La canilla sirve -entre otras cosas- para seguimiento y control del líquido que consumimos.

El sistema de control es realizado a través de distintos tipos de análisis físicos- químicos. Según nuestra información - ya lo venimos denunciando hace seis meses- en "la última canilla de la ciudad" no existiría suficiente cantidad de cloro libre para prevenir cualquier tipo de contaminación. La amenaza de una contaminación masiva a través del agua es una posibilidad cierta"

En nuestra ciudad hasta setiembre de 2003 los pozos no estaban sellados. Los pedidos y hasta las discusiones de la Dirección de Broma- tología y las notas de Colón Doce "obligaron" a sellar los pozos para evitar los problemas de contaminación.

El 13 de mayo de 2004 publicamos "En setiembre de 2003 el sistema de clorinación era deficiente (casi nulo) la lucha de los mismos funcionarios y la lucha periodísticas obligó a cambiar el sistema para evitar la contaminación. Se sabía que en el verano podía pasar una contaminación bacteriológica en nuestra ciudad.

Sin embargo en el 2003 la población del Mirador del Lago tuvo diarreas. El motivo fue la contaminación del tanque. El problema se arregló con una limpieza y buena clo- rinación. Una paloma había causado el desastre

Pero no estamos exentos de que nos pase en la ciudad un caso similar. La red de agua potable es anárquica. En muchos lugares existen puntos de agua sin retorno y se debe estar atentos. En pocas palabras, se debe seguir trabajando y mucho.

El peligro

Hay dos clases de contaminación: la bacteriológica u orgánica y la química. En un acuífero subterráneo, la primera puede ocurrir si se extrae cerca de un pozo ciego. La segunda deviene de filtraciones de químicos -herbicidas, pesticidas- a las napas, que a su vez pueden contener sales minerales nocivas como el arsénico o nitratos.

En Colón están muy altos los nitratos (agua dura) y en varios puntos del partido existe agua que ya no esta dentro del límite del Código Ali- mentario con respecto al arsénico. Lo cierto es que se debe trabajar en un plan integral para evitar una mayor contaminación química (Nitratos y arsénico). El trabajo es posible a mediano y largo plazo.

Garantizar la calidad en el aspecto bacteriológico depende del clorado, pero los minerales nocivos son más difíciles de combatir por requerirse tecnología más costosa. El éxito depende de factores que van desde la calidad de los pozos de provisión de cada lugar hasta la capacidad económica o la voluntad política de las comunidades".

En el 2005 escribimos "A este panorama se agregaba que el clorado para disminuir al mínimo posible las probables contaminaciones no se efectuaba correctamente. Un ejemplo de lo que argumentamos es un episodio aislado ocurrido en setiembre de 2003 y que se dio en barrio Mirador del Lago.

En ese sitio, poblado por 300 familias ( 1200 personas) se contaminó la cisterna del tanque ( el agente pudo ser excrementos de gato o paloma). Los Directores de Salud y el Hospital Municipal se reunieron de urgencia. Había varios casos de enterocolitis y se debió realizar una limpieza de urgencia con medidas extremas y sellar el lugar que había permanecido mucho tiempo sin la correspondiente seguridad".

Por lo menos existen durante estos años y a partir de 2000 otras veinte notas refiriéndose a la problemática y que están guardadas en el archivo digital de nuestro semanario.

Comentá la nota