La nueva terminal de micros reanudó su funcionamiento

Se reanudaron normalmente anoche las actividades en la nueva terminal de micros de Mar del Plata, tras una serie de reuniones, intervenciones judiciales y la firma de un acuerdo entre las partes.

Luego de varias horas con turistas y marplatenses subiendo y bajando de los colectivos en la calle, anoche la nueva terminal de micros de Mar del Plata reanudó sus servicios normalmente.

Según se decidió tras una maratónica reunión entre las partes, con la coordinación de autoridades municipales, la nueva terminal volverá a funcionar normalmente con el correspondiente ingreso y egreso de los ómnibus en las dársenas, hasta tanto la autoridad competente marque los valores del canon denominado "toque de dársena", verdadero motivo del conflicto.

Ayer a la tarde, después de más de cuatro horas de reunión entre los empresarios del transporte de media y larga distancia, los representantes de la concesionaria de la terminal y la Secretaría de Gobierno municipal, se llegó al acuerdo que permitió otra vez que los micros entren y salgan de la estación y evitó que los pasajeros sigan ascendiendo y descendiendo en la calle.

"Hemos llegado a un acuerdo que permite que se reanuden las operaciones en la terminal", anunció el secretario de Gobierno municipal, Ariel Ciano, aunque aclaró que el conflicto "está fuera de la autoridad del municipio, pero como claramente afecta a los vecinos y turistas, convocamos a una mesa de diálogo que tuvo un fruto positivo".

Después de agradecer la suscripción del acuerdo entre las partes, el funcionario -que jugó un rol clave en la resolución de este conflicto- relató que "se acordó que Terminal Mar del Plata SA garantiza la prestación de servicio de egreso, ingreso, circulación y operatividad de la terminal, se reanudan las operaciones" mientras que lo vinculado a la tarifa, peaje o toque de dársena será "convenida por el organismo de autoridad competente".

Ayer al mediodía, el juez federal Eduardo Jiménez hizo lugar a un recurso de amparo presentado por un grupo de empresas de colectivos de larga distancia, obligando a la concesionaria a admitir el ingreso de los colectivos a la nueva terminal de ómnibus, abonando una tarifa de $3,80, contra los 20 pesos más IVA que quiere cobrar el concesionario. La medida, que se efectivizó pasadas las 13, permitió que los coches volvieran a operar desde el interior de la estación.

Sin medidas que afecten a los usuarios

Al respecto, Ciano en su carácter de vocero, adelantó que "las partes se obligan hasta tanto se decida la cuestión a acatar la decisión judicial sin perjuicio de la interposición de los recursos judiciales a que tengan derecho".

A la vez, ambas partes se comprometieron a "no tomar medidas de ninguna índole que afecten el interés de los usuarios", aunque no resignaron su posición en lo "relativo al valor tarifario o toque de dársena, y sobre la jurisdicción competente, cobros, pagos, créditos y débitos quedan supeditados a la resolución definitiva que se adopte".

Además, los representantes de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte aclararon que su participación obedeció "al contralor de la normal prestación del servicio de pasajeros".

Por su parte, la municipalidad (representada por Ciano) dejó sentado que "ante cualquier acción u omisión que suponga un incumplimiento del inciso por el que ambas partes se comprometen a no tomar medidas que afecten el interés de los usuarios, precederá a arbitrar todos los medios sancionatorios que autoriza la jurisdicción municipal".

Asimismo, el funcionario agradeció la voluntad de diálogo de ambas partes. "Todo cambio, en esta caso la mudanza -añadió- genera algunos trastornos. Queremos que sean los menos posibles, porque hubo unanimidad de las ventajas que tienen para la ciudad la nueva terminal. Apelamos al diálogo como forma de resolver los conflictos", concluyó.

Comentá la nota