"La nueva terapia es un lugar más seguro e higiénico"

La moderna sala del Nuevo Hospital del Milagro cuenta con 15 camas. En el Hospital de Niños tan solo había 8. Por su parte, los profesionales médicos afirmaron que la suspensión de cirugías "no es un capricho".

A tres días del traslado de la terapia que funcionaba en el Hospital Niño Jesús de Praga al sector pediátrico del Nuevo Hospital El Milagro, los padres de los pequeños internados ya sacaron sus conclusiones. Dicen que "es un lugar cómodo, moderno" y remarcaron que "la higiene de la sala les genera mayor tranquilidad".

Liliana estuvo junto a su bebé de dos meses durante más de dos semanas en terapia. La joven relató que le preocupaba la gran circulación de personas. "No se respetaba el horario de visitas. Pasaba tanta gente... Para hacer una radiografía te chocabas con un montón de cosas. Aquí tenés todo el espacio".

Federico, padre de un chico "con un síndrome que le paraliza todo el cuerpo", dijo: "Nos dio miedo cuando entraron algunos gremialistas a hablar con el doctor Folco (jefe de terapia). Nosotros a veces estamos 24 horas sin ver a los chicos. Ellos entraron sin lavarse las manos. Había uno coqueando. Te imaginás la cantidad de virus que circularon ahí". Así recordó las horas antes del traslado.

Desde el sábado pasado, el servicio de terapia intensiva funciona en el Nuevo Hospital El Milagro. El traslado fue tranquilo y exitoso, pese al rechazo de médicos y enfermeros. Los profesionales habían presentado un recurso para impedir la reubicación, pero la jueza Lucrecia Palavecino no hizo lugar al pedido.

"Era un edificio adaptado", así se refirió Luis Folco, jefe del área. Luego agregó: "Aquí (por el Hospital El Milagro) hay una sala pensada para terapia". En la comparación destacó que "las formas de manejarse dentro de la sala en el Hospital Niño Jesús de Praga eran muy distintas, por ejemplo, en el tránsito. Ahora las medidas de higiene son óptimas".

La sala es amplia, con iluminación potente. Las 15 camas están separadas por boxes. Hay cunas y camas. Los padres dicen que disponen de más espacio. En la terapia del Hospital de Niños tan solo tenían 8 plazas para internación. "Aquí además de las 15 se pueden agregar 3 camas más", precisó Folco.

Al ser consultado sobre si la cantidad de plazas eran suficientes, el profesional respondió que se tiene que evitar que los chicos lleguen a esta instancia. "Muchos confunden una sala de terapia intensiva con una sala de cuidados especiales. Aquí se ubicará a los niños con politraumatismo, descompensaciones graves y otras patologías que justifiquen toda una aparatología para estabilizarlo". Folco indicó que algunos aparatos ya eran utilizados en el Hospital de Niños y otros son nuevos.

La atención era buena

"Por suerte, vinieron enfermeras de la antigua terapia que tienen experiencia. Pero también vi nuevas", comentó Federico, oriundo de Tartagal, mientras descansaba en la sala de espera.

Sobre el personal, Folco sostuvo que "la gente de mi servicio está aquí con el mismo sueldo, con el mismo horario, con las mismas funciones. Cuando termine la emergencia sanitaria y se traslade el hospital completo, el gerenciamiento lo tendrá Santa Tecla. Mientras tanto se mantiene todo igual".

"No es un capricho"

En los pasillos del Hospital Niño Jesús de Praga, ayer se vivió una tensa calma.

Durante la asamblea que realizaron los trabajadores que pertenecen a APSADES decidieron elaborar un petitorio para que se brinden los elementos e instrumentos necesarios para la óptima realización de las cirugías.

El escrito será presentado hoy ante las autoridades correspondientes durante una nueva asamblea, que se concretará a las 10, según lo indicado por la secretaria general de la institución, Cristina Nesrala.

Es que el domingo a la noche, la Federación de Profesionales de la Salud de la República Argentina (FEPROSA) aconsejó suspender todas las cirugías "dado que no se cuentan con las garantías suficientes".

"Es lógica y sentido común. No se puede operar porque no está la terapia intensiva. Se trata de normativas, no es que los cirujanos no quieran. No es un capricho," dijo Liliana Carracedo, miembro de APSADES.

Cabe recordar que (FEPROSA) nuclea a APSADES y a otras organizaciones similares de todo el país.

Cirugías suspendidas

Por su parte, Martín Méndez, gerente sanitario del Hospital Niño Jesús de Praga, recordó que las cirugías programadas ya fueron suspendidas por la emergencia sanitaria.

"Ahora habrá que evaluar caso por caso. Estamos en una etapa de transición. Ante una operación delicada hasta sería probable que se realice en el Nuevo Hospital", explicó Méndez, en diálogo con El Tribuno.

Comentá la nota