Nueva sospecha de sabotaje ahora en Pueblo Nuevo

El mismo día que gran parte de Luján comenzó a sufrir problemas en el suministro de agua corriente, por baja presión debido a la rotura del tablero maestro de la principal bomba, apareció desarmado un semáforo en Pueblo Nuevo.
La Municipalidad hizo la denuncia para que la Justicia investigue si se trató de otro sabotaje a un elemento público.

Quienes conocen del tema, aseguran que sólo expertos en semáforos pueden desarmar, con la precisión de un cirujano, un aparato de estas características. Algo parecido se sospecha que pasó el 31 de diciembre a la madrugada en la localidad de Pueblo Nuevo, donde quedó fuera de funcionamiento el semáforo instalado en la calle Las Acacias esquina avenida Tropero Moreira.

En la Municipalidad tienen fuertes sospechas de que no se trató de un acto vandálico más, cometido en este caso contra un elemento público, sino que presumen estar en presencia de otro sabotaje. Casi de manera simultánea con la rotura del tablero maestro de una bomba de presión, que distribuye el agua potable en buena parte del casco urbano de la ciudad de Luján, se produjo la rotura del semáforo.

La hipótesis de otro atentado tomó más fuerza cuando algunas de las piezas del semáforo dañado aparecieron a pocos metros. Creen que fueron dejadas ex profeso por el o los autores del hecho con la intención de enviar un mensaje intimidatorio a las autoridades comunales.

Alberto Esposatto, delegado municipal en Pueblo Nuevo, estimó que el semáforo fue desarmado entre las 2.30 y las 4 de la madrugada, al tiempo que no ocultó sus dudas en torno a este episodio. “La rotura fue medio rara. Yo supongo que si fueran chicos lo hubieran roto todo pero acá se encontraron las partes. Más que romperlo fue como que lo desarmaron”, le dijo a EL CIVISMO.

Ante lo sucedido fue radicada una denuncia en el Destacamento Policial de la localidad. Una más que se suma a la efectuada en Luján Primera ante los daños presuntamente intencionales cometidos en ese caso contra el tablero maestro de la principal bomba de agua corriente de Luján.

Mientras tanto, los restos del semáforo y las piezas halladas comenzaron a ser ensambladas aunque algunos elementos no fueron encontrados y ahora deberán ser comprados para volver a poner en funcionamiento la señal lumínica lo más pronto posible.

El semáforo de Tropero Moreira y Las Acacias fue instalado en febrero de 2008 y es el segundo que tuvo Pueblo Nuevo después de mucho tiempo (el anterior está ubicado en Tropero Moreira y Fray Manuel de Torres) sin contar con este tipo de señalización para ordenar el tránsito. Fue también una de las primeras promesas cumplidas por la intendenta Rosso. Meses después, se puso otro semáforo en la esquina de Tropero Moreira y Estrada ante la proximidad de la Escuela 24.

“Lo que llama la atención es que se encontraron los acrílicos donde van las luces. Si lo quieren romper, lo primero que hacen es dañar los acrílicos pero acá no fue así. Es llamativo. No sé si fue un sabotaje pero me da pena porque desde que están los semáforos no hubo más un accidente”, expresó el delegado Esposatto.

Comentá la nota