Nueva reunión por la sociedad de fomento

El viernes de la semana pasada tuvo lugar la segunda reunión impulsada por un grupo de vecinos de Jáuregui preocupados por la situación de la sociedad de fomento Villa Flandria.
El encuentro volvió a realizarse en el Club de Pescadores de esa localidad, y contó con una concurrencia cercana a las 50 personas. En esta ocasión, tal como se acordó en la primera reunión, estuvo presente el director de Entidades Comunitarias, Julio García.

La intención de convocar al funcionario fue la de empezar a evacuar las dudas que rodean a la entidad presidida, desde hace casi 10 años, por el polémico fomentista Damián Guglielmo.

Como síntesis de la convocatoria, García se comprometió a concretar un encuentro con la presencia del secretario de gobierno José Armaleo, quien en su momento fue rebautizado por Guglielmo como “Arma-lío”, debido a su intervención directa cuando el municipio determinó dejar sin efecto el contrato que entregaba a la sociedad de fomento las tareas de servicios públicos de la localidad y zonas aledañas.

SIGUEN LOS INTERROGANTES

Las preguntas que los vecinos plantearon a García continuaron por la senda de los temas tratados en la primera reunión. En particular, la preocupación del grupo apunta a la situación legal de la sociedad de fomento. El rumor indica que la institución habría recibido en su contra juicios laborales de ex empleados, que durante su permanencia como trabajadores de la entidad no habrían estado encuadrados debidamente en la legislación vigente.

En el mismo sentido, los vecinos quieren saber si la sociedad de fomento aún conserva la personería jurídica, estatus legal que en la práctica debe ser renovado cada una determinada cantidad de tiempo. En este punto, se cree que por no presentar la documentación correspondiente, la institución perdió la personería jurídica. Quienes participaron en la reunión, incluido García, quedaron en averiguar en La Plata si dicha sospecha es o no una realidad.

Por otra parte, se habló del presente económico de la sociedad de fomento. En el primer encuentro, un vecino recordó que en el balance presentado en 2005 se hablaba de un pasivo cercano a los 130 mil pesos, en su mayoría relacionado con incumplimientos en los aportes previsionales.

El mandato de Guglielmo termina el próximo martes 31. A partir de esa fecha, la comisión en ejercicio tiene un plazo de 30 días para convocar a una asamblea, donde deberá presentar el balance de la institución.

Comentá la nota