La nueva realidad que los Kirchner no quieren ver

Por Fernando Gonzalez

Ellos lo eligieron así. Podrían haber asumido la nueva realidad política el 28 de junio del año pasado, el día en que perdieron las elecciones. O podrían haberlo hecho el 3 de diciembre, la noche en la que la oposición les demostró que podía conseguir más de la mitad de los votos en Diputados. Pero no. Cristina y Néstor Kirchner siguieron ejerciendo el poder con prepotencia, como si la sociedad fuera inmutable.

Por eso, el decadente conflicto en torno al manejo de las reservas del Banco Central está demostrando varias cosas. Que un economista sin respaldo político partidario (Martín Redrado) es capaz de resistir la decisión de su desplazamiento.

También demuestra que una jueza de primera instancia (María José Sarmiento) es capaz de resistir la presión de que le manden un patrullero a la puerta de la casa y rechazar una exigencia del Gobierno para que avale el decreto que echaba a Redrado. Y demuestra que el Senado, por decisión de Julio Cobos, puede volver del receso veraniego para sesionar y ofrecerle al Gobierno tal vez el único camino posible para encontrarle una solución racional a la crisis del Banco Central. En la respuesta que den ahora los Kirchner habrá señales para advertir cuán duros podrían ser los dos años que vienen para la Argentina.

Comentá la nota