Nueva queja empresarial por las estatizaciones venezolanas

Más cámaras se suman a la objeción de que ese país ingrese al Mercosur.
Las explicaciones públicas del presidente venezolano, Hugo Chávez, respecto de que sólo fue una broma el decir que no nacionalizará empresas de capital brasileño (cuando sí lo hizo con capitales argentinos) no parecen haber conformado a las principales empresas nacionales.

La Asociación Empresaria Argentina (AEA) y otras entidades empresarias continuaron repudiando la decisión que llegó desde Caracas de nacionalizar tres fábricas que pertenecían al grupo Techint, como CARBAP y la Cámara de Exportadores.

"AEA rechaza firmemente toda discriminación por parte del gobierno de Venezuela de las inversiones argentinas en ese país respecto de las provenientes de otros países latinoamericanos" señaló en un comunicado de prensa la entidad que agrupa a los dueños y los CEO de las 100 empresas que más facturan en el país.

Si bien ese documento fue anterior a que se conocieran las aclaraciones del presidente venezolano, Jaime Campos, el director ejecutivo de AEA, Jaime Campos, ayer por la noche le dijo a Clarín que "la indemnización no resuelve el problema; cuando una compañía se expande a otros países lo hace como resultado de una estrategia global de crecimiento, no para ser indemnizado", enfatizó. En esa entidad, además de Techint hay otras compañías que hicieron inversiones fuera del país como Arcor, Impsa, Sidus, Bagó o Roemmers, según ejemplificó Campos.

Ese documento, el segundo que la entidad difunde en menos de una semana y se conoció un día después de que la Unión Industrial hizo público su propio pedido de que el gobierno de Cristina Kirchner vete el ingreso de Venezuela al Mercosur. La posibilidad de que ese país se convierta en socio pleno es cercana; sólo faltaría que el Senado brasileño le de su aprobación. Los parlamentos de los otros socios (incluso las cámaras de Diputados y de Senadores argentinas ya le dieron luz verde.

De hecho, el texto de AEA indirectamente se refirió al veto venezolano para formar parte del Mercosur. "Toda economía cuya estrategia consista en la estatización de empresas privadas es incompatible con un proceso de integración económica genuino, como el que estamos construyendo la Argentina y los otros países hermanos de esta región", dijo.

Luego de que el presidente venezolano explicó lo que él consideró una broma, en su comunicado la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (CARBAP) repudió la decisión de expropiar las empresas de capitales argentinos Tavsa, Matesi y Comsigua. En el mismo documento, esa entidad "exhorta a la Señora Presidente de la Nación que instruya a quien corresponda para gestionar el resguardo incondicional del interés nacional".

El presidente de la Cámara de Exportadores (CERA) Enrique Mantilla consideró que decisiones como la de Chávez responden a un tipo de economía que "no es compatible con lo acordado en el Tratado de Asunción que creó el Mercosur" y que "se elevó el riesgo institucional en Venezuela". Mantilla remató diciendo que "Argentina no puede ser un actor pasivo" ante esta situación.

Comentá la nota