La "nueva política" se promociona ensuciando ciudades y ocupando espacios de otros partidos

De los partidos y alianzas que han oficializado listas para las venideras elecciones, el Frente Cívico es el único que ha empapelado masivamente en lugares no autorizados, como postes, paredes de viviendas, cámaras de ventilación de energía o controles de semáforos. Tampoco se salvaron de la estrategia juecista quienes contrataron espacios publicitarios de vía pública habilitados legalmente.

Encontrar un afiche del Frente Cívico colocado en un lugar habilitado legalmente para tal fin, es una tarea casi tan difícil como comprender que la "nueva política" es publicitada en espacios usurpados a otros partidos.

Inclusive, es una misión tan complicada como la de hallar racionalmente vestigios de transparencia y honestidad, cuando lo primero que se hace en campaña electoral es violar la ley.

Sería algo arduo, salvo que la "nueva política" fuera igual o peor que la vieja, y que la "honestidad" y la "transparencia" aparecieran como meros ases retóricos a resaltar frente a los medios de comunicación.

El hecho concreto es que de todos los partidos políticos que han oficializado listas en los próximos comicios legislativos, el de Luis Juez es el único que literalmente ha empapelado la ciudad de Córdoba con afiches pegados donde no pueden estar (ya sea por infringir el derecho de propiedad privada o por incumplir expresas normativas municipales).

No obstante hay que recalcar que en esta discusión Miguel Cabrera, jefe de campaña del juecismo, sí que es transparente. No ocultó la justificación pragmática del por qué es necesario romper la ley.

"Poner afiches grandes es tirar plata. Nadie te garantiza que estén ni siquiera 10 horas", señaló ayer a la Voz del Interior Cabrera, al tiempo que anunció que el Frente Cívico no pondrá un peso para que todo el arsenal gráfico sea colocado con arreglo a las normas.

"La plata que tengamos la vamos a poner más bien en imprimir votos, para que no falten en ningún lado", aseguró.

Mientras tanto, postes, paredes de viviendas, cámaras de ventilación de energía, controles de semáforos y paneles publicitarios contratados por privados son las variables de ahorro en la campaña callejera del Frente Cívico. Quien no ahorra en limpieza es la municipalidad. De todas maneras no suena tan extraño que la comuna financie una vez al juecismo.

Acuerdo municipal

La semana pasada, el Palacio 6 de Julio planteó la necesidad de acordar con los partidos políticos un documento de compromiso por una "campaña limpia". No se sabrá con certeza si el faltazo de todas las fuerzas tuvo que ver con una maniobra evasiva o con ausencia de comunicación oficial.

De todas maneras, hay dos cosas ciertas: el acuerdo sería simbólico porque que la normativa vigente ya obliga; y nadie le escapa a comprometerse a cumplir algo que ya cumple.

Tal vez por eso el Frente Cívico sea el único que aún no confirmó que firmará. "Vamos a estudiar la iniciativa", dijo Cabrera.

El resto de los partidos aseguraron que si hoy hay una convocatoria, acudirán a dar acuerdo.

Huevos prohibidos

La erudita estrategia de comunicación orientada a fijar en la mente de los votantes el concepto romántico de que para alcanzar un cambio en la historia es menester poseer el don de la valentía, tuvo una bajada práctica con supuestos fines recaudatorios: la venta ambulante de huevos.

Tan encumbrada maniobra retórica, tampoco está ajustada a ley, al igual que las pegatinas

Específicamente, el capítulo 22, artículo 2, inciso 2 de la Ley Federal de Carnes establece que los huevos aptos para consumo humano deben estar conservados a una temperatura de entre 8 a 15 grados centígrados y a una humedad relativa comprendida entre 70 y 90 por ciento.

De tal forma, la campaña de Juez, tal como fue planteada, sólo puede hacerse efectiva en caso de que las condiciones meteorológicas así lo permitan.

Otro punto a tener en cuenta es que para la comercialización de dicho producto en el ejido urbano de esta capital, también es necesaria una autorización precaria de funcionamiento de la Municipalidad.

De esta manera, la legalidad de la campaña de Luis Juez depende de Carlos Eschoyez y Daniel Giacomino, respectivamente.

Comentá la nota