Nueva polémica por la licitación de concesiones viales

La polémica relicitación de las concesiones viales que lleva adelante el Gobierno sigue sumando sorpresas por el lado de las exigencias que deben cumplir las empresas oferentes. Primero fueron los esquemas de ajustes tarifarios que se incluyeron en los pliegos y que -tal como anticipó Clarín- implicarán en el primer año de las nuevas concesiones subas del 21 al 108% en los peajes de las rutas más transitadas del país.
Ahora, la novedad pasa por una larga lista de bienes, inmuebles, servicios y elementos que los futuros operadores de las rutas deberán entregarle en forma gratuita al Organo de Control de las Concesiones Viales (OCCOVI).

Los grupos que se adjudiquen los ocho corredores viales que se armaron con las rutas nacionales tendrán que suministrarle a los técnicos del ente regulador : viviendas, oficinas, vehículos, elementos de trabajo y choferes que estarán a disposición de los funcionarios durante los 6 años que durarán las concesiones.

El inventario de los principales ítems que recibirá el OCCOVI para, supuestamente, controlar y fiscalizar el accionar de los concesionarios se compone de:

Oficinas que tengan salas de reuniones y una superficie mínima de 100 metros cuadrados en cada zona de influencia de las concesiones. Deberán contar con alarma, aire acondicionado, mobiliarios, servicios de limpieza, vigilancia y todos los gastos de luz, agua y gas pagos.

Los inspectores tendrá que recibir en forma continúa todos los materiales necesarios de librería, papelería e informática.

Además de las computadores de escritorio, las empresas deberán entregarle a los reguladores telefónos fijos, celulares, computadores portátiles, cámaras fotográficas, vestimentas impermeables y camperas y cascos reflectivos. Salvo las instalaciones físicas y el mobiliario de escritorio, todos los demás elementos -autos, computadoras e instrumentos de medición- tendrán que ser renovadas a nuevo a los tres años de uso.

Los pliegos establecen que todo lo entregado correrá por cuenta y cargo de los concesionarios.Los gastos que demanden esas exigencias terminarán reflejándose de manera directa o indirecta en los precios de las obras y servicios que coticen las empresas.

Comentá la nota