Nueva polémica entre la Asamblea y la organización Green Cross

En Gualeguaychú respondieron a un informe de que el aire de esa ciudad aún no fue contaminado por Botnia.
La Asamblea Ambiental de Gualeguaychú consideró “poco serio” y “muy irresponsable” al estudio de Green Cross que sostiene que el aire de esa localidad entrerriana no sufrió el impacto de gases contaminantes provenientes de Botnia.

El asambleísta Jorge Fritzler dijo a APF que los datos recolectados son “parciales” porque la organización ambiental “no tiene los equipos ni la capacidad para medir la contaminación” de la papelera finlandesa, y además denunció que la misma “está paga para dar los informes”.

En tanto, recordó que la ex secretaria de Medio Ambiente de la Nación, Romina Picolotti, les había advertido que tengan “cuidado con Green Cross, que son los mercenarios del medio ambiente”.

“Este estudio no es serio, ellos no tienen la capacidad para medir la contaminación de Botnia. No tienen equipos ni voluntad, y están pagos para dar los informes que dan”, denunció Fritzler respecto al estudio de Green Crosss conocido ayer, que indica que el aire de Gualeguaychú no sufrió el impacto de gases contaminantes por la producción de celulosa.

“Son datos parciales. Es un estudio muy irresponsable. No tienen los equipos que dicen que tienen, entonces el problema es que ellos no detectan, porque no tienen la capacidad necesaria hacerlo”, remarcó luego el ambientalista. Al respecto, señaló que “el informe puede ser cierto en cuanto que ellos no detectan, pero eso no quiere decir que no haya contaminación”.

“No tienen los equipos necesarios para medir lo que están midiendo, ni la gente capacitada, ni nada. Están una casillita de dos por dos puesta al azar en cualquier lugar”, reveló además.

Asimismo, sostuvo: “Ellos son una consultora que dice ser independiente, pero es paga por los mismos organismos que están denunciando. Es como que el ladrón es ahijado del juez”.

Luego recordó que Marisa Atienza, directora para la Argentina de la entidad ambientalista, se reunió en Gualeguaychú con los asambleístas, acompañada por un ingeniero. “Hace un mes vinieron, pidieron disculpas todo el tiempo y nos dijeron que había pruebas de que Botnia contaminaba, y que los habían sacado de contexto en enero del año pasado, cuando se dijo que ellos dijeron que no contaminaba”, rememoró Friztler. Según apuntó, los representantes de Green Cross aseguraron “que iban a sacar una desmentida”.

Incluso “la señora Atienza se comprometió a pagar de su bolsillo una solicitada aclarando la situación. Pero eso no sucedió. ¿O será esta la aclaración que hacen?”, ironizó el ambientalista. Por tanto, calificó como “nefastos” y “chantas” a ambos, ya que “dijeron una cosa y después salen con otra”.

Comentá la nota