La nueva pelea que viene entre el Rectorado y Medicina

La insólita pelea entre el Rectorado y las autoridades de Medicina por la clausura de un bufet, mostró el pobre nivel de discusión que actualmente existe dentro de la Universidad, donde los grandes temas de la realidad nacional parecen estar ausentes.
La disputa lejos está de haberse cerrado y ahora se vienen nuevas discusiones. Según pudo saber Hoy, la Presidencia de la UNLP tendría decidido avanzar en la reglamentación del artículo 11 del nuevo Estatuto que prohibe la existencia de la figura de los “alumnos cancelados”. Es decir, de estudiantes que dejan de ser alumnos regulares por no rendir los exámenes en tiempo y forma, y que luego no son readmitidos por su facultad. Este problema se da principalmente en Medicina, cuyas autoridades pusieron el grito en el cielo con la mencionada reforma, al considerar que avanza sobre facultades que tiene el decanato de decidir cuáles son los alumnos que están en condiciones o no de cursar la carrera.

Si bien la reglamentación del artículo 11 es una respuesta a los pedidos de las agrupaciones estudiantiles de izquierda, que son hegemónicas en la UNLP, podría generar un nuevo conflicto institucional dentro de la casa de altos estudios entre las autoridades de la Presidencia y la agrupación de profesores Hoja de Roble, que conduce el decanato de Medicina desde 1992.

Este tema podría ser tratado en la primera sesión del año del Consejo Superior, que se realizaría el próximo 10 de marzo. Allí también se discutiría una ordenanza en la que se establecerá cuáles deben ser las condiciones para que la policía ingrese a dependencias universitarias: la intención es que sólo lo pueda hacer a partir de un pedido del rector o del Consejo Superior. Esta medida está motivada a partir de la polémica que generó la presencia de agentes policiales en Medicina por la clausura del bufet.

Eso no es todo. En marzo volverá a revitalizarse la polémica por el examen eliminatorio de Medicina ya que, seguramente, sólo será aprobado por no más del 40% de los aspirantes (foto), como ocurre todos los años.

Comentá la nota