La nueva niña mimada no se detiene

Con 17 años, Melanie Oudin sigue sorprendiendo: venció a Petrova en tres sets y pasó a cuartos.
Más allá de su pequeña figura, Melanie Oudin entrega actuaciones para el asombro a medida que avanza este US Open que ya la tiene como la gran revelación. La norteamericana, de 17 años, y desde el puesto 70° del ranking, se abrió camino hasta los cuartos de final al vencer a la cuarta adversaria rusa que encontró en su camino, Nadia Petrova (13»), por 1-6, 7-6 (7-2) y 6-3; previamente había eliminado a Anastasia Pavlyuchenkova, Elena Dementieva y Maria Sharapova. Su próxima rival será una de las bellezas del circuito, la dinamarquesa Caroline Wozniacki (9a), que anoche superó a la rusa Svetlana Kuznetsova (6a) por 2-6, 7-6 (7-5) y 7-6 (7-3).

Nacida en Georgia, Oudin es una de las jugadoras de menor estatura en el circuito (1,65m), y acorde con el show esperado para la primera jugadora local que surge con determinación después de las hermanas Venus y Serena Williams, fue presentada a la gente en diversas entrevistas televisivas, e incluso realizó una producción fotográfica en Times Square, una de las calles más transitadas del mundo. En el complejo Billie Jean King, los primeros días los paseaba casi en el anonimato; ahora, es una de las más buscadas por los fanáticos. Y sus managers se frotan las manos, mientras llueven las ofertas de los sponsors de raquetas e indumentaria.

Ante Petrova, Oudin dio otra muestra de su espíritu de lucha al revertir un resultado adverso; en sus zapatillas escribió la palabra "Believe (Creer)". "Seguí luchando aun cuando estaba abajo en el marcador. Estoy feliz por haber ganado y creo que esto ayuda bastante al tenis de los Estados Unidos", señaló. Es que su gran momento contrasta con una estadística negativa para los norteamericanos: con la caída de John Isner ante Fernando Verdasco, no habrá ningún representante local en los cuartos de final del cuadro de varones.

Comentá la nota