La nueva minería en Calingasta

El intendente del departamento Calingasta, Robert Garcés, calificó al lanzamiento de los trabajos en Casposo como una nueva esperanza de crecimiento en el departamento. Garcés, que hace tiempo viene bregando para que se materializara el proyecto, se mostró exultante por la cantidad de mano de obra que generará Casposo y el circulante económico que dejará en Calingasta, lo que significa beneficios directos e indirectos.
Por otro lado, hay una pieza clave que deja Casposo y todo lo que eso significa y es justamente el refuerzo político que le da al justicialismo en Calingasta, ya que es uno de los grandes logros el haber llevado la nueva minería al lugar, dando una nueva chance de desarrollo. En lo que respecta a objetivos personales, el intendente que, cuando llegó a la conducción del municipio, no tenía pleno consenso en el mismo justicialismo porque algunos miraban de reojo su asunción, hoy pisa un poco más firme después de haber concretado varios pasos fundamentales para el desarrollo departamental.

En este contexto de consolidación y buenas expectativas, el intendente trató de ser mesurado en sus declaraciones sobre su futuro político. Reconoció que le gustaría seguir trabajando en la política y que está muy cómodo en el cargo que hoy está desempeñando.

"Es muy pronto para hablar de eso. Tenemos mucho por hacer y tenemos que concentrarnos en la gestión para que nos vaya bien. Tengo que robarle la frase al gobernador que dice: "No podemos gobernar con una urna en la cabeza". Más allá de su mesura y parafraseo, quedó claro que Garcés tiene aspiraciones de lograr una continuidad en el cargo de intendente de Calingasta. RTJL

Comentá la nota