En su nueva gestión, Salgado echó a 60 contratados

En su nueva gestión, Salgado echó a 60 contratados
En el HCD dicen que no hay motivo para los despidos. Los ex empleados hablan de persecución política. El Ejecutivo dice que está “optimizando recursos”.
En la última semana, unas 60 personas dejaron de trabajar para la comuna de Santa Rosa, luego de que el intendente justicialista, Sergio Salgado, decidiera rescindir sus contratos.

Mientras la oposición habla de “persecución política” y algunos de los afectados sostienen que “estamos pagando el precio de no ser salgadistas”, desde el Ejecutivo aseguran que “la planta de contratados está sobre poblada” y que su reducción “es impostergable”.

En noviembre pasado, cuando el Concejo expulsó del cargo de intendente a Sergio Salgado, la comuna tenía unos 340 contratados de un total de 700 empleados; cuatro meses después, la corta gestión del concejal José López (PJ) redujo la cifra a 240 personas y desde que reasumió la intendencia, Salgado echó a otros 60 contratados más.

El presidente del Concejo, Walter Fredes (UCR) señaló que “estos despidos no tienen justificación: por un lado, la gente tenía contrato hasta mayo y, por otro, Salgado llegó asegurando que no tocaría el trabajo de nadie”.

Fredes dice que la decisión es un “grave error” ya que muchos de esos ex empleados “van a terminar ganando juicios millonarios a la comuna porque trabajan para el municipio desde hace años. Acá se habla de optimización de recursos, pero al mismo tiempo que se despide a 60 personas se contrata a otras 90, creando entre ellas cargos como el de jefe de Gabinete, con un sueldo de $ 4.000”.

Fredes asegura que la excusa de reducir la planta “es insostenible, ya que están metiendo más gente de la que echan. El tema es que tienen que calmar las aguas dentro del peronismo santarrosino, pero en lugar de asegurarse votos con obras y trabajo genuino, lo hacen con puestos en la Municipalidad”.

Muchos de los despedidos aseguran que terminaron en la calle por no haber apoyado la vuelta de Salgado.

“Tengo tres años de empleada, soy sostén de familia y porque no quise ir a las marchas pidiendo por la vuelta de Salgado me echan; eso es lo que me dijeron en Personal. Yo mi trabajo lo hago bien, pero está claro que con eso no alcanza y aunque Salgado volvió diciendo que no iba a echar a nadie, el mismo día que asumía firmó los decretos para sacarnos”, dijo una mujer que prefirió no dar su nombre, “por miedo a las represalias en el barrio”.

Alberto Roza, secretario de Gobierno, dijo que “la rescisión de contratos tiene que ver con una optimización de la planta de personal. Es una decisión que el intendente consensuó con los jefes de áreas para ver quién estaba de más o cumplía horas sin hacer nada. Además, muchos de esos contratos tienen que ver con cargos políticos de directores y jefes de la gestión anterior”.

Roza desmintió que se haya contratado a 90 nuevos empleados, “porque en la mayoría de los casos se trata de gente que ya estaba y que pasó a cumplir otra tarea”.

Comentá la nota