La nueva fábrica abre un importante círculo productivo en Otamendi

Una empresa santafesina otorga trabajo fijo a unas 40 personas de la localidad y, en la mayoría de los casos, utiliza materia prima de estas tierras.

MIRAMAR (Corresponsal).- Luego de varias idas y venidas, con retrasos lógicos en una planificación de esta envergadura, la fábrica de deshidratados ubicada en el acceso a Comandante Nicanor Otamendi se encuentra en pleno desarrollo y le otorgó a la comunidad un beneficio directo ya que contrató prácticamente a todo su personal del ámbito local.

Vale señalar que desde hace algunos meses la planta se encuentra operando constantemente dado que se instaló dentro de uno de los territorios más ricos para el desarrollo de la producción agropecuaria, en este caso la papa.

Pese a que la firma es de origen santafesino, históricamente se abasteció en un mayor porcentaje de esta zona y en menor escala de Córdoba. Por eso, justamente se decidió instalar en esta localidad y así ahorrarse los enormes costos de fletes.

Igualmente la obra no está culminada en su totalidad, ya que el proyecto es más ambicioso. "Lo que tenemos ahora es básicamente el puesto de largada, que es donde se vuelca la papa, se lava y luego se pela. Después está la cinta para seleccionar la de mejor calidad, también hay un blanqueado y enfriador que son cuestiones más técnicas", explicó a LA CAPITAL el encargado de la fábrica, Agustín Calderara.

"Por último están las cocinas, los rolos donde se produce el deshidratado y el personal que está en el sector de empaquetado".

"De ahí se envía a los distintos clientes o a Santa Fe, donde se selecciona en envoltorios más pequeños que van directamente al consumidor", amplió.

Una de las cuestiones más importantes que cuenta este proyecto es que durante la gran inversión realizada -tiene un importante consumo de agua, luz y gas- se construyó una planta de efluentes para evitar efectos contaminantes que causen problemas en los habitantes.

El próximo paso será terminar algunas obras internas y también edificar una cámara de frío para poder tener materia prima en épocas de siembra, donde no hay cultivo en tierra. En tanto, la idea de los propietarios de la fábrica es trabajar los 12 meses, salvo algunos días para realizar tareas de mantenimiento.

"Aunque no soy el responsable del área de comercialización, entiendo que las ventas están muy bien, el mundo está ávido de alimentos por lo que nuestros productos se venden mayoritariamente al exterior y también en buen número dentro de Argentina", indicó Calderara.

Seguidamente agregó que "tenemos en claro que en ocasiones, durante el verano, la papa escasea. Es por eso que en breve estaremos lanzando también el puré deshidratado de zapallo".

"Es fundamental que se industrialice el país, contamos con un gran potencial y ojalá puedan instalarse más empresas en el distrito siempre y cuando respeten el cuidado del medio ambiente", concluyó.

Comentá la nota