La nueva empresa de transporte firmó contrato

Según la Intendencia, la resolución judicial que le ordenaba abstenerse de suscribir el convenio llegó después de la rúbrica y carece de efecto. El Ejecutivo garantiza el cambio de manos en el urbano desde el jueves.
La jueza del Crimen Nº 1, Mirtha Esley, hizo lugar ayer a la medida cautelar de no innovar que el sábado interpuso la UTE integrada por Polo y María del Rosario. Aunque la resolución no tuvo efectos sobre el dúo de compañías de Santa Fe que ganaron la compulsa de ofertas. Es que según el Municipio, la notificación llegó pasada las 12:30 cuando Autobuses Santa Fe SRL y Recreo SRL ya habían firmado el contrato para prestar el servicio desde el jueves y por un año.

“A mi entender la medida cautelar había venido totalmente en abstracta o materialmente imposible de cumplimiento, dado que el contrato ya estaba suscripto y tengo entendido que inclusive ya estaba el decreto que homologaba el contrato”, dijo anoche el asesor letrado municipal en el piso del noticiero de San Luis SAT, Sebastián Ricco. Las declaraciones del joven abogado trataron de llevar claridad a un sinfín de versiones que circularon durante todo el día y rompieron el silencio que primó en los funcionarios ante el requerimiento de la prensa.

Ricco adelantó la estrategia de respuesta que planificó el Ejecutivo. Hoy presentará un recurso de revocatoria, que en primera instancia deberá decidir la jueza Esley y si la rechaza, la definición recaerá en el Superior Tribunal de Justicia. Como la medida cautelar viene acompañada de una acción de amparo, anticipó que la Comuna la contestará “en su momento”.

El asesor letrado aprovechó los minutos en la televisión para despotricar contra la actual concesionaria del urbano. Y para achacarle a Saisa, aunque sin mencionarla, “un sinnúmero de informaciones tergiversadas que echaron un manto de duda en los últimos 10 días sobre el próximo servicio”.

“La otra parte ha querido llevar esto a un ámbito de contrato inexistente en vía judicial, pretende quedarse y estancarse en una prestación de servicio que es precaria, donde de la comunidad sólo se reciben quejas”, sostuvo sobre el otro amparo que desde mediados de agosto se tramita en el Juzgado Laboral Nº 2, a cargo de María Eugenia Bona, y que hoy podría tener sentencia. “Nosotros lo iniciamos para garantizar la continuidad del servicio, no de una determinada empresa. Esta garantía se peticiona hasta que la Municipalidad pueda conceder el servicio a un tercero bajo la modalidad elegida, en este caso, el contrato precario”, aclaró para desestimar la pretensión de Saisa de permanecer en el servicio hasta el 30 de noviembre de 2009.

El traspaso de los empleados es otra de las incógnitas que puede empezar a develarse hoy a las 11 en el Programa Relaciones Laborales, donde fueron convocados a una audiencia junto a la cúpula de la UTA y a los representes de la UTE santafesina. Anoche, al cierre de esta edición, estaban reunidos en asamblea preocupados por su situación laboral.

Comentá la nota