Nueva deuda de Provincia

El gobierno de la Provincia decidió endeudarse para realizar obras de infraestructura hídrica por una cifra millonaria, mediante un financiamiento del BID y a traves de la afectación de fondos provenientes de la coparticipación federal de impuestos.
El gobierno de la Provincia decidió endeudarse para realizar obras de infraestructura hídrica por una cifra millonaria, mediante un financiamiento del BID y a traves de la afectación de fondos provenientes de la coparticipación federal de impuestos.

El proyecto convertido en ley -la 14.053- autoriza al Ejecutivo bonaerense a endeudarse por 65 millones de dólares en el marco del Programa de Agua Potable y Saneamiento para Comunidades Menores (PROAS), perteneciente al Ente Nacional de Obras Hídricas de Saneamiento (ENHOS).

Según la revista Desafío Económico, en este caso, el financiamiento dependerá del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), mediante el préstamo 1895/OC-AR, otorgado en 2008.

En tanto se prevé que las deudas y amortizaciones que surjan de la implementación del programa sean afrontadas con ingresos de las rentas generales de la Provincia. Sin embargo la ley contempla en un apartado la posibilidad de que el gobierno afecte a tal propósito fondos provenientes de la coparticipación federal de impuestos, al igual que en el caso de la planta potabilizadora de La Plata.

Esa medida rige hasta el momento en que se cancele la totalidad de la amortización. Asimismo, se permite al Ejecutivo realizar las adecuaciones presupuestarias necesarias para cumplir con ello.

El programa PROAS está destinado a la elaboración de proyectos de agua potable y de desagües cloacales, y en el territorio bonaerense viene implementándose principalmente en el Conurbano.

En el caso de este nuevo tramo del programa, valuado en varios millones de dólares, los beneficiarios serán cooperativas de trabajo, municipios o empresas de servicios públicos que, para acceder al dinero, deberán presentar proyectos para la realización de obras intradomiciliarias, el fortalecimiento institucional de la gestión o la ejecución de planes de educación sanitaria ambiental.

La otra deuda

A fines de noviembre, con la aprobación del presupuesto general para 2010, el gobierno de Daniel Scioli consiguió obtener el visto bueno para contraer una deuda millonaria por una obra que permitirá aumentar la capacidad de prestación del servicio de agua potable.

El monto destinado a la construcción de una nueva planta potabilizadora de agua es 150 millones de dólares. El proyecto fue impulsado desde mediados del año 2008 por un consorcio de empresas liderado por la firma estatal israelí Mekorot Water Company, y compuesto también por Ashtrom BV y 5 de septiembre SA.

La nueva planta, que estará destinada a alivianar el trabajo que realiza actualmente la ubicada en Punta Lara, Partido de Ensenada, y abastecerá a La Plata y su zona de influencia, fue ideada por la compañía de Israel, que dos años atrás presentó un proyecto bajo el régimen de iniciativa privada.

Desde entonces, los vínculos entre los representantes de esa firma y el gobierno bonaerense se han ido estrechando, hasta converger en la inclusión de un artículo, el 53, en la ley de Presupuestos, a través del cual se da el puntapié inicial para la costosa obra.

En el mencionado artículo el Ejecutivo provincial pide la autorización para endeudarse por hasta 100 millones de dólares -dos terceras partes del valor total de la planta-, o su equivalente en otra moneda, y por un plazo de hasta 15 años, con el objetivo de respaldar las obligaciones contraídas por la construcción.

Según trascendió, el esquema de financiamiento estipula un período de amortización de 12 años, con 3 de gracia, correspondientes al período de realización de la obra, a una tasa de interés cercana al 9,5% anual.

Para saldar la deuda, además se estaría evaluando la creación de un cargo de obra adicional, que sería abonado por unos 255.000 usuarios de La Plata, Berisso y nsenada, la misma zona que se beneficiará con la nueva planta.

Comentá la nota