Nueva denuncia por persecución gremial en la Municipalidad

Desde Pro.Te.Jer expusieron el caso testigo de la secretaria de actas del sindicato que, con capacitación y 23 años de servicio, fue trasladada a un lugar «insalubre» y se le niega el cargo correspondiente.
Mirtha Talavera es una empleada de la Municipalidad de Resistencia con 23 años de servicio, precisamente en la Secretaría de Economía. Cuando se jubiló el director de Control de Ingresos creyó que era el momento para ocupar su cargo jerárquico a través del concurso respectivo, ya que para lo mismo se capacitó y perfeccionó por voluntad e iniciativa propia durante todos estos años. Logró un título de Archivista, con el cual organizó el archivo de la dependencia donde hoy se pueden encontrar los ingresos de los últimos 10 años y dentro de poco tiempo obtendrá la Licenciatura en Administración y Control de Hacienda Pública. Sin embargo el 5 de octubre la recientemente nombrada directora subrogante, a través de un simple memorándum pretendió cambiarla de sus funciones, a las que accedió a través de la carrera administrativa y la trasladó a un altillo insalubre en el que se hallan apilados miles de comprobantes, lleno de ratas y alimañas.

Por esto desde PRO.TE.JER. explican que como recompensa por la dedicación, los años de servicio y la capacitación de Talavera, por haber reclamado un cargo que le corresponde, recibió un «traslado compulsivo», el quite de sus funciones y su lugar de trabajo con un simple memorándum cuando el instrumento legal que corresponde es una resolución de la Intendencia, el mismo con el que fue nombrada.

Como Talavera a su vez es miembro de la comisión directiva del sindicato, siendo su secretaria de Actas, Armando Benítez asegura que se trata de otra movida más de persecución y discriminación gremial.

castigada por eficiente

Como otra prueba de su capacidad, Mirtha presentó un proyecto para crear el Departamento de Archivo, que si bien no se materializó aún, pretenden utilizar de pretexto para desplazarla del cargo que le corresponde por antigüedad y por estudios, ya que es la única con estudios terciarios en esa dirección. «Como creó el archivo, la mandaron ahí», explicaron.

Este archivo se improvisó con un altillo en uno de los galpones de la Municipalidad. Cientos de cajas con papeles aportan un peso que ya rajó el suelo de cemento. Los dos únicos matafuegos del lugar están descargados. El sitio sólo sirve de depósito por donde pululan alimañas, sin ventilación, ni aireación, por lo que bajo ningún punto de vista está acondicionado para contener trabajadores.

Por otro lado hace 15 años viene reclamando el pago de su título técnico,, que recién en el mes de septiembre se lo pagaron.

Esta denuncia es además una muestra de lo que este sindicato viene denunciando hace tiempo «el vaciamiento de personal profesional y técnico dentro del municipio».

«Para una población de casi 400 mil habitantes y con una plantilla de 2500 empleados, la Municipalidad de Resistencia, sólo cuenta con 70 profesionales y técnicos.

Comentá la nota