Nueva condena de la ONU al bloqueo cubano

Los fármacos para combatir el cáncer fabricados por una empresa chino-cubana de biotecnología han logrado romper el bloqueo a Cuba, ya que sus buenos resultados han propiciado que los medicamentos hayan sido
NACIONES UNIDAS (EFE).- Cuba logró de nuevo el respaldo de la Asamblea General de la ONU en contra del embargo que Estados Unidos decretó contra el régimen comunista de La Habana en 1962, al tiempo que desde ese foro criticó los escasos cambios que al respecto ha supuesto la llegada de Barack Obama a la Casa Blanca.

El ministro cubano de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez, presentó a la Asamblea una resolución pidiendo el levantamiento del embargo económico y comercial contra su país, que tuvo el apoyo casi unánime de los 192 países que integran la ONU.

A favor votaron 187 países, en contra tres (EE.UU., Israel y Palau) y hubo dos abstenciones (Islas Marshall y Micronesia).

Esta ha sido la decimoctava ocasión consecutiva en que la Asamblea se pronuncia a favor de la resolución presentada en ese sentido por Cuba, labor que en esta ocasión correspondió a Rodríguez. También ha sido la primera en que el órgano de la ONU ha tratado este asunto desde que Obama asumió la presidencia de EE.UU. en enero pasado, cuando prometió cambios en la política exterior de Washington y extender la mano hacia los considerados tradicionales enemigos estadounidenses como Cuba, Corea del Norte o Irán.

Los representantes de la mayoría de los países expresaron ayer en sus intervenciones el deseo de que el Gobierno de Obama normalice las relaciones con Cuba, al tiempo que pidieron el pleno respeto de los derechos humanos y de la libertad de expresión en la isla.

Estados Unidos decretó de manera oficial su embargo sobre Cuba el 7 de febrero de 1962, bajo el Gobierno de John F. Kennedy, pero desde 1959 Washington ya había impuesto ciertas sanciones a la isla caribeña.

Las restricciones comerciales y financieras han supuesto pérdidas a la economía cubana calculadas en 242,4 millones de dólares en 2008 y de unos 96.000 millones en el medio siglo que llevan vigentes, según el Gobierno de Cuba. Al defender la resolución, Rodríguez señaló que el bloqueo contra su país es "una política absurda que provoca carencias y sufrimientos", además de calificarlo de "violación masiva, flagrante y sistemática de los derechos humanos".

Alegó que, según la Convención de Ginebra de 1948, un acto de ese tipo "aparece tipificado como un acto de genocidio. Es éticamente inaceptable".

Tras la votación, la embajadora estadounidense ante la ONU, Susan Rice, criticó "el lenguaje de la Guerra Fría" utilizado por Rodríguez para presentar la resolución, al tiempo que subrayó que su país "tiene el derecho soberano" de conducir sus relaciones económicas como estime oportuno y señaló que este caso cae bajo el ámbito de las relaciones bilaterales.

Comentá la nota