Una nueva atracción para complementar a Ischigualasto.

En la mañana de ayer, se presentó en Casa de Gobierno un proyecto turístico que recrea la ruta que cumplían los arrieros cuyanos que transportaban ganado hacia Chile por pueblos ubicados entre Valle Fértil e Ischigualasto en el período comprendido entre 1880 y 1930.
Según los profesionales que han venido trabajando en el tema, Baldecitos y Balde del Rosario atesoran todavía recuerdos de esta actividad, y es así que allí aún hoy se encuentran corrales construidos sin alambre y baldes de cuero abrazados con madera, marcas de ganado y hasta vestigios de petroglifos de la civilización precolombina.

Lo singular es que, en todos los casos, estas construcciones de gran valor histórico y cultural se han mantenido vírgenes, a salvo de la contaminación humana.

El proyecto antes mencionado prevé la diagramación de dos rutas turísticas, el primero por la ruta 150 hasta el paraje denominado Agua de las Marcas, al que se accede caminando desde la ruta, en media hora de caminata. El restante implica el traslado en vehículos con guías hacia Agua de la Peña, para proseguir luego hasta Piedra Pintada.

Según los funcionarios presentes, se prevé generar una alternativa para los turistas que visitan el parque Ischigualasto y lo podrán hacer caminando o en vehículos, según el circuito que elijan.

Comentá la nota