En nuestra provincia, no cesa el ataque a policías

Esta vez, se trata de un oficial ayudante al que le dispararon en la espalda y en la pierna para robarle el arma.

Nuevamente, un policía fue atacado en la calle. En lo que va del año, ya son cinco los efectivos que fueron víctimas de la violencia de delincuentes que los interceptan.

Ya forma parte del conocimiento popular que herir a un uniformado es, para asesinos y ladrones, una meta a cumplir. Además, en nuestro país, y particularmente en Mendoza, parece no ser difícil llegar a cumplir esos objetivos.

Un nuevo caso

Ayer por la mañana, un policía fue atacado mientras esperaba el colectivo para irse a trabajar a la comisaría 33. Se trata del oficial ayudante, Daniel Cheira (21).

El uniformado –que vive en el barrio Jardín del Sol– estaba a las 7.30 en la calle Pedro Molina y Bolivia de Guaymallén, cuando repentinamente un individuo lo interceptó y lo intimó para que le diera su arma reglamentaria.

Pero Cheira no se amedrentó ante las palabras del delincuente y forcejeó con él. En medio de esa pelea, el efectivo recibió un disparo en la rodilla derecha.

No obstante, el policía volvió a forcejear con el delincuente que lo había herido y este le descerrajó otros dos disparos que le impactaron en la espalda, según informó el Ministerio de Seguridad. Por su parte, el director de Investigaciones de la provincia, Juan Carlos Calleri, aseguró que el uniformado sufrió al menos cinco disparos.

Lo cierto es que el delincuente no logró su cometido y huyó sin el arma de Cheira, mientras que un colectivero auxilió al policía y lo llevó en el micro hasta el Hospital Central, desde donde ayer por la mañana anunciaron que estaba estable. Más tarde, trasladaron a la víctima al Hospital Militar.

Cinco policías heridos

Este caso no es el primero que se produce en el año; sin ir más lejos, el 24 de febrero también atacaron a un uniformado para robarle el arma. En ese episodio la víctima fue la oficial ayudante María de los Ángeles Guirado (23), a quien le sustrajeron su 9 milímetros en Las Heras.

El 27 de febrero, en tanto, una mujer, un hombre y dos menores fueron detenidos tras lesionar a 3 efectivos policiales con cuchillos de cocina en la plaza de Godoy Cruz. El ataque habría sido porque los uniformados fueron a identificarlos como presuntos ladrones a la comisaría Séptima.

De esta manera, parece quedar comprobado que quienes deben velar por nuestra seguridad son también foco del ataque de delincuentes que al parecer creen que ya nada los detiene. Tal vez esta sea una prueba de que no sólo se ha perdido el respeto por la autoridad, sino que también llega a ser victorioso para el ámbito delictual, agredir a un policía o robar a metros de una comisaría.

Comentá la nota