"Que nuestra obra social sea dirigida por los jubilados y los trabajadores"

Es lo que exige el Grupo de Jubilados Independientes, a partir de que asumió Adolfo Ponti como interventor. El reclamo también se debe al desalojo del PAMI, del local de la calle Almirante Brown.
Mediante un comunicado de prensa, el Grupo de Jubilados Independientes (GJI) de Luján reiteró su "inquebrantable voluntad de luchar para que nuestra obra social sea dirigida y administrada por sus auténticos y legítimos dueños que somos los jubilados y los trabajadores".

El GJI se expresó de esta manera ante el desalojo y cambio de interventor de la U.G.L. XXXII (INSSJP-PAMI local) ocurrido esta semana. "Resulta obvio que todo lo que nos ocurre podría haber sido evitado y resuelto en tiempo y forma", indicó y advirtió que la nueva situación "nos traerá aparejada, sin dudas, perjuicios económicos e incomodidades adicionales".

En el escrito, el GJI recordó que "el 13 de mayo de 1971, por ley 19.032, nuestros mayores que nos precedieron en el tiempo y en la lucha, crearon nuestra obra social como ente público no estatal, con el objeto de prestar cobertura a todas las necesidades de la vejez".

"Al igual que el resto de las obras sociales, la adhesión al PAMI es compulsiva, pero llamativamente a diferencia de aquellas los afiliados no tenemos derecho a elegir libremente a nuestros representantes, transformándonos en una población cautiva", destacó este grupo de jubilados.

El comunicado fue firmado por Braulio Cabrera, Santiago Basso y José Pedro Bonvecchi, algunos de los representantes del Grupo de Jubilados Independientes.

Comentá la nota