Novedosa propuesta para crear juzgados penales juveniles

El Consejo Consultivo de Justicia recomendó la creación un Régimen Procesal Penal para jóvenes, que adopta el sistema acusatorio para juzgar delitos cometidos por niños, iniciativa que implica una importante transformación al pasar de un sistema penal mixto escrito a otro más ágil para juzgar delitos.
El Consejo Consultivo de Justicia está integrado por autoridades de cada uno de los poderes del Estado, universidades, colegio de magistrados y de abogados y la comisión de Infancia de ese cuerpo asesor elaboró el proyecto para crear una justicia dedicada a los menores en conflicto con la ley.

Propone como indispensable la creación de magistraturas especializadas en materia de niños y adolescentes, como dispone la Convención Internacional de Derechos del Niño.

Con la propuesta que está a consideración del Poder Ejecutivo Provincial para ser remitida a la Legislatura como proyecto de ley, los niños y adolescentes infractores de la ley penal no estarán sometidos a la justicia penal general o a las consecuencias que la ley penal prevé para los adultos, creándose la especialidad de la materia y de todos los operadores intervinientes en el proceso

En el ámbito del Poder Judicial prevé la creación de Juzgados de Responsabilidad Penal Juvenil y de Garantías, tanto en Capital como en el interior, una sala de la Cámara de Acusación especializada en niñez y un Tribunal de Responsabilidad Juvenil único, para delitos graves, con competencia en toda la Provincia. Para el ministerio Público plantea la creación de Fiscalías Penales Juveniles y Defensorías Penales Juveniles.

Se prevén medidas alternativas a la reacción estatal punitiva, como la remisión, la conciliación, la suspensión del juicio a prueba, la mediación y el principio de oportunidad, en consonancia con lo dispuesto por el art. 40 de la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño.

También se encuentran previstas una serie de medidas socio-educativas, como establecer un régimen de libertad asistida, confiando al niño al cuidado de sus padres o tutor; incluirlo en programas de enseñanza u orientación; someterlo a tratamiento médico necesario en caso de enfermedad, etc.

Se prevé que el niño o adolescente tenga una efectiva asistencia letrada durante el proceso penal; que su privación de libertad se establezca como último recurso y por el tiempo más breve que pudiera corresponder.

Los lugares de detención deberán ser Centros Especializados para niños y adolescentes en conflictos con la ley penal, que funcionarán en ámbito del Ministerio de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos, y articulados con el área de Niñez de la Provincia.

Deberán estar dotados de personal especializado en la atención de niños y adolescentes y de equipos interdisciplinarios.

Comentá la nota